sábado, 10 de diciembre de 2011

De San Nicolás a "Santa Claus"

Tratándose de un santo muy popular no faltaron las maravillosas historias que se acumularon a través de los siglos..  
Leyenda de los marineros. 
Durante una hambruna, el santo pidió que se organice una flota para llevar grano a un pueblo que sufría hambre.  La flota sobrevivió una terrible tormenta gracias a la bendición del obispo.  En otra ocasión, San Nicolás convenció a unos mercaderes para que entregasen todos los alimentos que tuviesen en su barca.  Al llegar a su destino, estos encontraron todos los alimentos en su lugar original.  
Leyenda de las tres doncellasSe cuenta que en la diócesis de Mira un vecino de San Nicolás se encontraba en tal pobreza que se decidió a exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para sacar de ese vil mercado el sustento para él y para ellas....  Sin dinero no podían pagar la dote de una,  por lo que ninguna se podía casar. Para evitar aquel inhumano lenocinio, San Nicolás tomó una bolsa con monedas de oro y, al amparo de la oscuridad de la noche, la arrojó por la chimenea de la casa de aquel hombre. Con el dinero se casó la hija mayor. San Nicolás hizo lo mismo para favorecer a las otras dos hermanas. En la segunda ocasión, tras ser tirada la bolsa  sobre la pared del patio de la casa del pobre,  esta se enredó en la ropa que se tendía para secar... El padre se puso al acecho en la ventana, descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad. 
Se narra también que San Nicolás resucitó a tres niños que habían sido asesinados y desechados en un barril de sal.  (Vea la imagen superior)   Las antiguas leyendas de los niños y los regalos por la chimenea y las medias dieron lugar en Alemania, Suiza y los Países Bajos a la leyenda del "niño obispo" y sobre todo a la costumbre de que San Nicolás trae secretamente regalos para los niños el 6 de diciembre, día en que la Iglesia celebra su fiesta.   Dicha costumbre fue popularizada en los Estados Unidos por los protestantes holandeses de Nueva Amsterdam, que convirtieron al santo "papista" en un mago nórdico. Su nombre fue abreviado, no solo a San Nic, sino también a Sint Klaes o Santa Claus.
Lamentablemente el Santa Claus moderno ha sido paganizado. La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene por la nieve con venados.  
El Santa Claus pagano cautivó la imaginación de agentes publicitarios en el occidente. Como San Nicolás era obispo, se le representa vestido en rojo. Eso le gustó a los magnates de la Coca Cola ya que ese es también el color publicitario de esa corporación. Comenzaron a usarlo en una campaña publicitaria pre Navideña  .
Hoy día, "Santa Claus" se utiliza para vender toda clase de cosas y casi nadie recuerda su verdadera historia.  Es hora que los cristianos recuperemos nuestro santo y le enseñemos a nuestros niños que la Navidad es la celebración del Nacimiento de Dios hecho niño.  Recordemos pues que San Nicolás fue un santo obispo que se preocupaba por los pobres, especialmente los niños y se hizo famoso por su caridad.

viernes, 9 de diciembre de 2011

SEA UN BUEN EJEMPLO PARA SUS HIJOS(SOBRE EL ALCOHOL)

Los padres y los tutores son modelos de conducta importantes para los niños, incluso cuando los niños ingresan a la adolescencia. Los estudios indican que si un padre o figura paternal importante para un niño, consume alcohol, los niños tienen una mayor tendencia a hacerlo.Nuestros hijos y nietos están viendo cada uno de nuestros movimientos y somos ejemplos constantes para ellos. Para ellos, somos casi hasta heroes y quieren imitarnos en TODO! NO espere a que sea demasiado tarde y las consecuencias de sus acciones ya se vean en sus hijos y/o nietos.
Incluso si usted consume alcohol, existen maneras para disminuir la posibilidad de que su hijo lo haga en el futuro. 


Algunas sugerencias: 
•Consuma alcohol en cantidades moderadas. 
•No le diga a su hijo que el alcohol es una buena manera de manejar los problemas. Por ejemplo, cuando llegue a la casa después del trabajo no comente: “Tuve un día terrible; necesito un trago”. 
•En cambio, demuestre a su hijo que tiene otras maneras más saludables de enfrentar la tensión, tal como realizar 
ejercicio, escuchar música o conversar con su esposa, pareja o amigo sobre el tema. 
•No comente a sus hijos sobre su consumo de bebidas de manera que sugiera que es divertido o glamoroso. 
•Nunca conduzca cuando está bebido o suba a un automóvil si el conductor está bebido. 
•Cuando realice fiestas para otros adultos, ofrezca también bebidas sin alcohol y mucha comida. Si alguien bebe demasiado durante la fiesta, haga los arreglos necesarios para que la persona llegue a casa de manera segura. 
Muchas personas tienden a hacer girar todas las reuniones sociales alrededor del alcohol como si solo así pudieran divertirse. Esto, lo captan mucho los hijos e incluso los nietos.


No acepte el consumo de bebidas entre adolescentes. Su actitud y comportamiento frente al consumo de alcohol en la adolescencia influyen sobre su hijo. Evite bromear sobre el consumo de bebidas o sobre los menores de edad que se emborrachan, no demuestre aceptación del consumo de alcohol por parte de los adolescentes. Nunca sirva alcohol a los amigos de su hijo menores de edad. Los estudios demuestran que los niños cuyos padres o padres de 
los amigos ofrecen alcohol para las reuniones de adolescentes son más 
propensos a consumir más alcohol, beber con mayor frecuencia y verse
involucrados en accidentes de tránsito. Recuerde también que es ilegal 
en la mayoría de los estados ofrecer alcohol a menores que no son 
miembros de la familia. 
A pesar de que muchos de nosotros venimos de paises donde el consumo de alcohol es aceptado a temprana edad o la mayoría de edad es 18 años, vivimos en EE.UU y debemos hacerle ver a nuestros hijos que se deben respetar las leyes de este país al que pertenecemos. Se ha comprobado que el consumo de alcohol en adolescentes o menores de edad aumenta en un porcentaje muy alto el alcoholismo en la edad adulta.
Recuerde también que el consumo exagerado y rutinario de alcohol en adultos es una de las causas más grandes de problemas matrimoniales.








jueves, 8 de diciembre de 2011

El "Belen" o "Nacimiento"


Representación del nacimiento de Jesús
Como comenzó la tradición de hacer un Belén.
La Encarnación es central en la espiritualidad de 
San Francisco de Asís. El quiso que la gente comprendiera el amor de Jesús y cómo vino al mundo. En la Navidad de 1223 el santo hizo una representación viviente del nacimiento de Jesús. Preparó un establo e invitó a personas del pueblo para hacer una representación con personas de verdad, con un verdadero pesebre y animales. Le llamo “crèche”, que es "cuna" en francés. La gente del pueblo, hombres, mujeres y niños vinieron con antorchas encendidas. Una vez más, pastores vinieron a adorar al niño. Esta devoción fue relatada por Tomás de Celano.
Aquella idea gustó y empezaron a hacerse representaciones por toda Italia. En los siglos XIV y XV en la ciudad de Nápoles empezaron a hacer las primeras figuras que representaban el nacimiento de Jesús.

Hoy día el tradicional Belén se representa en todos los países donde hay cristianos. El nacimiento puede ser bendecido por un sacerdote. Hay una tradición en que los niños ponen una paja en el pesebre (o en el establo si el nacimiento es pequeño) cada día, representando así una buena obra que le ofrecen al Niño Dios.
San Francisco comprendió que la pobreza de la Sagrada Familia era una invitación a renunciar a los apegos materiales e imitarle en una auténtica sencillez evangélica. Sólo así podemos ser sinceros cristianos. 
Las familias, postradas ante el pesebre, adoran al Niño Dios como lo hicieron los pastores. Le piden su presencia continua para ser una familia como la Sagrada Familia.
Hoy tú puedes dar a conocer el amor de Dios haciendo un Belén cada Navidad. Que todos recuerden la humildad de Dios, su misericordia y perdón.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Dialogo de Padres e Hijos sobre el Alcohol

Para muchos padres no es fácil mencionar el tema del alcohol. Al comienzo 
de la adolescencia los jóvenes tratan de evitar la discusión sobre este tema 
y usted mismo puede sentirse inseguro sobre cómo proceder. Para tener una 
charla productiva, dedique tiempo a pensar sobre los temas que quiere tratar antes de conversar con su hijo. Del mismo modo, piense cómo reaccionará su hijo y cómo responder a las preguntas y a los sentimientos del joven. Luego elija un momento “de inactividad” y de relajación para hablar. 
Recuerde también que no necesita hablar de todos los temas en una sola vez. Es probable que consiga mejores resultados si tiene varias charlas con su hijo a lo largo de la etapa de la adolescencia. Considere esta primera charla, como el primer paso en una larga conversacióón.
Y recuerde, hágalo de manera que sea una conversación, ¡no un sermón! 
Se incluyen a continuación algunos de los temas de conversación:

La opinión de su hijo con respecto al alcohol.
Pregunte al adolescente qué sabe sobre el alcohol y qué piensa sobre el consumo de alcohol en adolescentes. Pregunte a su hijo porqué piensa que los jóvenes beben. Escuche con atención sin interrumpir. Este enfoque no solo  contribuirá a que su hijo se sienta escuchado y respetado sino que servirá como una “puerta de entrada” natural para tratar los temas del alcohol. 

Hechos importantes sobre el alcohol.
A pesar que muchos jóvenes creen que lo saben todo sobre el alcohol, abundan 
los mitos y la información incorrecta. A continuación se mencionan 
algunos hechos importantes para difundir: 
•El alcohol es una droga poderosa que retarda el cuerpo y la mente
Impide la coordinación; hace más lenta su reacción impide la visión, el pensamiento claro y el juicio crítico.  
•La cerveza y el vino no son “más seguros” que los licores 
de gran contenido alcohólico. Una lata de cerveza de 12 
onzas, una copa de vino de 5 onzas y 1.5 onzas de licor de 
gran contenido alcohólico tienen la misma cantidad de 
alcohol y los mismos efectos para el cuerpo y la mente. 
•En promedio, toma de 2 a 3 horas para que un trago 
abandone el sistema del cuerpo. Nada puede acelerar este 
proceso, ni el café, ni tomar una ducha fría o “caminar”. 
• Las personas tienden a ser muy malas para determinar el grado 
en que están afectadas por el alcohol. Esto significa que muchas 
personas que conducen después de beber piensan que pueden 
controlar un automóvil pero, en realidad, esto no es así. 
•Toda persona puede ser víctima de un problema serio de 
alcoholismo, incluso un adolescente. 


martes, 6 de diciembre de 2011

EL ORIGEN DE SANTA CLAUS

SAN NICOLAS de Mira
También llamado San Nicolás de Bari.
Fiesta:  6 de diciembre
Padre Jordi Rivero, 11/98
  • San Nicolás, Obispo, murió el 6 de diciembre, del 345 o 352.
  • Su legendaria caridad es el origen del personaje conocido universalmente como "Santa Claus" o "Papá Noel".
Breve: Obispo de Mira, en Licia (hoy Turquía), murió mediado el siglo IV y fue venerado por toda la Iglesia, sobre todo desde el siglo X.


San Nicolás
Cinco Papas han llevado el nombre de Nicolás, pero el santo de
 nuestra historia no fue Papa sino obispo.
Poco se sabe con certeza de San Nicolás mas allá de los siguientes datos: nació en Parara de Licia, una antigua provincia del Asia Menor; en su juventud hizo una peregrinación a Egipto y Palestina. Poco tiempo después de su regreso fue nombrado obispo de Mira, capital de Licia, junto al mar Mediterráneo; echado en prisión durante la persecución de Diocleciano por confesar su fe, fue liberado al subir al trono el emperador Constantino.
Posiblemente San Nicolás participó en el Concilio de Nicea en el año 325, donde se condenó la herejía arriana que ponía en duda la divinidad de Jesucristo y se instituyó el credo Nicenciano, el cual es una fuente para el credo posterior que se reza en las misas dominicales. Por otra parte, su nombre no aparece en las antiguas listas de los obispos que participaron en el concilio.
San Metodio afirma que "gracias a las enseñanzas de Nicolás, la metrópolis de Mira fue la única que no se contaminó con la herejía arriana la cual rechazó firmemente, como si fuese un veneno mortal".  San Nicolás tomó también medidas severas contra el paganismo y lo combatió incansablemente.
Su celo por la justicia es legendario. Cuando el gobernador Eustacio había sido sobornado para condenar a tres inocentes,  Nicolás se presentó en el momento de la ejecución, detuvo al verdugo y puso en libertad a los prisioneros.  Reprendió entonces a Eustacio, hasta que éste reconoció su crimen y se arrepintió.  En esa ocasión habían presentes tres oficiales que mas tarde, al verse ellos mismos en peligro de muerte le rezaron a San Nicolás.  Esa misma noche el santo se apareció en sueños a Constantino y le ordenó que pusiese en libertad  a los tres inocentes.  Constantino interrogó a los tres y al darse cuenta por ellos de que habían invocado a San Nicolás,  los envió libres al santo obispo con una carta en la que le rogaba que orase por la paz del mundo.  Durante mucho tiempo ese fue el milagro mas famoso de San Nicolás, y prácticamente lo único que se sabía de él en la época de San Metodio quién murió en el 847.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Versiculo del dia (12/5/11)

El Señor dijo: “Regocíjate, yermo sediento. Fortalezcan las manos cansadas, afiancen las rodillas vacilantes.
Digan a los de corazón apocado:
‘¡Animo! No teman. He aquí que su Dios, vengador y justiciero, viene ya para salvarlos’. Isaías (35, 1-10)

Oración: Señor, gracias por darme ánimo hoy. A veces pienso negativamente y me desanimo. Hoy te doy gracias por el ánimo que me das para seguir adelante, aunque haya nubarrones y el mundo se vea tormentoso. Tu estás aquí, conmigo, y tengo la certeza que todo lo que hoy me da temor o tristeza, pasará. Al final, serás Tu quien triunfe, no solo en mi corazón sino en el mundo entero!

Sugerencias para Comunicarse Con Su Hijo Adolescente y el Consumo del Alcohol


Crear una comunicación abierta, de confianza entre usted y su hijo es 
esencial para ayudarlo a evitar el consumo de alcohol.Si su hijo se siente 
cómodo conversando abiertamente con usted,será más fácil guiarlo para 
que adopte decisiones saludables. Algunas maneras de comenzar: 
Estimule la conversación.
Invite a su hijo a hablar sobre todo lo que le interese.Escúchelo sin interrupciones y bríndele una oportunidad para que le enseñe algo nuevo. Escuchar activamente los intereses de su hijo prepara el terreno para mantener conversaciones sobre temas que le preocupan a usted. 
Formule preguntas abiertas. Estimule a su adolescente para que le comente lo que piensa y siente con respecto al tema que discuten. Evite preguntas que tengan una respuesta sencilla a manera de “sí” o “no”. 
Controle sus emociones.Si escucha algo que no le agrada,intente no responder con enojo.En cambio,respire profundamente unas cuantas veces y acepte sus sentimientos de manera constructiva. 
Convierta cada conversación en una situación “en la que todos ganan".
No reprenda o intente “ganar puntos” con el adolescente demostrándole la manera en que está equivocado.
Si demuestra respeto por el punto de vista de su hijo,las perspectivas son mejores para que su hijo escuche y respete su opinión. 
 Defina los límites. Determine expectativas claras, realistas para el comportamiento de su hijo. Dígale cuales son las consecuencias por romper las reglas y exija que las cumpla. 
Ofrezca aceptación. Asegúrese que el adolescente sepa que usted aprecia sus esfuerzos así como sus logros. Evite bromas o críticas que puedan herir. 
Comprenda que su hijo está creciendo. Esto no significa una actitud de distanciamiento. Pero al orientar el comportamiento de su hijo, también haga un esfuerzo por respetar su necesidad creciente de lograr independencia y privacidad. 

Buenas razones para que los 

adolescentes no beban 
  1. Quiere que su hijo evite el consumo de alcohol. 
  2.  Quiere que su hijo mantenga el respeto por sí mismo. 
  3. Quiere que sepa que beber es ilegal.  
  4. Beber a su edad puede ser peligroso
  5. Quizá tenga antecedentes familiares de alcoholismo.

domingo, 4 de diciembre de 2011

El Adviento se acerca: ¡Despierten! ¡Arrepiéntanse!

Del Arzobispo Thomas Wensky (Florida Catholic)

La temporada de Adviento llega como una llamada anual de atención para todos nosotros. A lo largo de estas semanas, las Escrituras nos dicen que “despertemos y estemos alerta”. Recordamos el advenimiento de Dios entre nosotros en el tiempo —cuando la Palabra se hizo carne y nació de la Virgen María; estamos a la espera, en la esperanza de recibirlo al final de los tiempos —cuando Cristo regrese en gloria para juzgarnos, y preparamos nuestros corazones para darle la bienvenida en la Palabra y los sacramentos, porque aún vive en medio de nosotros.

Mientras que la sociedad secular ya está celebrando sus “festividades de invierno”, la liturgia del Adviento es sobria: nos llama al arrepentimiento y a la conversión. De hecho, todo el propósito del Adviento es el de despertar en nosotros la sed de Dios. En el Evangelio de este primer domingo de Adviento (Mc. 13,33-37), el evangelista recuerda las palabras de Jesús a sus discípulos: “Estén atentos y vigilen, porque ignoran cuándo será el momento. Lo que a ustedes digo, a todos lo digo: ¡Velen!” 

El Adviento tiene como propósito el suscitar entre nosotros el mismo sentimiento de esperanza. Y al hacerlo, el Adviento nos llama a la conversión, para que el Señor, cuando venga, nos encuentre “alertas”, es decir, listos para recibirlo. Debido a este aspecto “penitencial” de los preparativos para la Navidad, todos debemos hacer un esfuerzo serio en este momento particular de gracia para acercarnos al confesionario. Esto es lo que debemos hacer mientras esperamos la venida del Señor a nosotros.

Sin reconocer que no somos tan autosuficientes, tan autónomos como a veces pretendemos, sin reconocer los giros en falso que hemos realizado, las decisiones pecaminosas que nos alejan del destino al que Él nos llama, Dios no sólo “estará ausente” de nuestras vidas, sino que ni siquiera lo echaremos de menos. ¿Cómo podemos acoger a Aquel que viene a salvarnos, si no reconocemos nuestra necesidad de ser salvados?

Junto con las compras y diversiones previas a las fiestas, todos debemos buscar tiempo para ir a la confesión, aunque sólo sea para recordarnos que Jesús es, después de todo, el motivo de la temporada. La mayoría de nuestras parroquias han programado horarios extra para las confesiones, y muchas tienen servicios comunales de reconciliación (con confesión y absolución individuales). Al aprovechar estas oportunidades para el sacramento de la Penitencia, podemos, en palabras de Juan el Bautista, “preparar el camino del Señor”. La Navidad significa que Jesús todavía nos ofrece gratos milagros de sanación, de reconciliación, de paz interior y consuelo, tan sólo por acercamos a Él con la confianza de la fe.

Tal confianza de la fe se expresa plenamente en la Inmaculada Virgen María, cuyo “sí” a la voluntad de Dios permitió que el Verbo encarnara en su vientre. Ella se convirtió en la verdadera “morada” del Señor, en verdadero “templo” en el mundo, y en “puerta” a través de la cual entró el Señor en la tierra. El Adviento nos recuerda que Cristo quiere venir a nosotros y —a través de nosotros, quiere venir a vivir en nuestro mundo. Entre su primera venida como hombre, cuando nació de la Virgen María, y su última venida en gloria, al final de los tiempos, sigue viniendo a nosotros y llama a la puerta de nuestros corazones para preguntarnos: ¿Están dispuestos a darme su ser, su tiempo, su vida?

Una buena confesión puede hacer que Cristo nazca una vez más en nuestras vidas: una buena confesión deshace el “no” de nuestros pecados y reafirma el “sí” de nuestro bautismo. Nos permite clamar, llenos de esperanza: “¡Maranatha! ¡Ven, Señor Jesús!