sábado, 30 de julio de 2011

¿Cómo hacer un programa de vida?

Autor: Germán Sánchez Griese | Fuente: Catholic.net

Doce pasos para hacer un programa de vida. No nos ha faltado ni buena voluntad, ni carácter. Lo que sucede es que hemos fallado en el método.
 
¿Cómo hacer un programa de vida?


No nos ha faltado ni buena voluntad, ni carácter. Lo que sucede es que hemos fallado en el método. Si queremos en verdad llegar a un verdadero cambio de vida , lo que necesitamos es descubrir nuestro defecto dominante, hacer un plan para atacarlo y poner manos a la obra. Esto se llama hacer un programa de vida, un verdadero programa para reformar nuestra vida y lograr ser un hombre o una mujer nueva. Es fácil, pero requiere de una técnica, de unas herramientas y de constancia en el trabajo.

Mírate en un espejo.

Sí, no tengas miedo. Hombre o mujer, joven o adolescente, ¿qué más da? Cuando tienes unos kilos de más, cuando quieres alcanzar una mejor figura, un mejor rostro, no te da pena y te miras al espejo. Ahí, frente a frente descubres lo que está bien, o eso que está mal. Y decides comenzar ¡cuánto antes, por favor! una dieta, un tratamiento de belleza o un régimen físico para estar y sentirte mejor. Y eso lo logras sólo si eres capaz de verte en el espejo y ver la realidad de las cosas.

Con la vida del espíritu sucede lo mismo. Debes mirarte en el espejo y contemplar a un hijo o una hija de Dios. Y debes ver el contraste. Esa imagen que ves en el espejo quizás no es la imagen ideal de un hijo de Dios. Contemplas una persona que puedas estar alejada de Dios o que está en camino de acercarse a él, pero ¿qué le hace falta? Te das cuenta que estás lleno de defectos, de actitudes que no corresponden a las de un buen cristiano. Vicios que se han arraigado con el tiempo y que forman ya parte de una personalidad, pero una personalidad que se aleja del camino de Dios. ¿Qué puedes hacer?

No puedes pasarte la vida entera frente al espejo y lamentar tu situación y decir simplemente: “Eso de ser hijo de Dos no es para mí”. No puedes conformarte con pensar que si Dios te hizo de esa manera deberás continuar así durante toda la vida. Esa es la historia de muchos católicos, que llamados a una vida mejor, a una vida de verdadera santidad, se conforman con ir tirando, con no ser malos y no son capaces de lanzarse a las alturas. Se parecen un poco al polluelo de águila, que herido a la mitad del camino, lo encuentra un campesino y lo lleva a su granja. Lo mete en el corral de las gallinas y espera un poco de tiempo a que se cure. El polluelo se adapta a la vida delas gallinas, come como las gallinas, hace todo igual que las gallinas. Y en el momento en que debe levantar el vuelo a las alturas, a mirar al sol de frente, no es capaz de hacerlo, se queda en tierra picando la tierra, buscando su alimento entre lombrices y granos de trigo.

Como católicos estamos llamados a alcanzar las alturas de la santidad: ¡ser santo! Así, entre signos de admiración. Esa imagen que debes contemplar en el espejo es la de un verdadero santo, la de una verdadera santa. En medio de la vida cotidiana, santificándote con tu esposa y tus amigos, con tus parientes, con tu novio en el antro, en todas partes. ¿Te miras al espejo y no te reconoces como santo?

viernes, 29 de julio de 2011

Versiculo del Dia (7/29/11)

Queridos hijos: "Amémonos los unos a los otrosporque el amor viene de Dios y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios." Juan (4, 7-16)

Oración: Señor, qué es el amor? Es aquel sentimiento que tenemos hacia nuestros hijos, espos@, hermanos, padres? El amor es todo esto y mucho más. No es egoista y el que ama siempre desea lo mejor para la otra persona. Pero a veces, es difícil amar, especialmente a aquellas personas que van en contra de nuestros principios o que hacen todo lo posible por pisotearlo a uno. Cómo amar a una persona que le quiere hacer daño a uno aunque sea sin intención? Jesús, enséñame  a entender, a aceptar, a no juzgar para poder amar de verdad.

Plan de vida

Autor: Catholic.net | Fuente: Catholic.net 
Muchas veces hemos sentido que algo anda mal con nuestra vida espiritual. No sabemos exactamente qué pasa, pero no estamos contentos con nuestra relación con Dios

Plan de vida

Todos las personas estamos llamadas a la santidad, Dios nos llama a la perfección, Cristo nos lo dice claramente: "Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto".

Estas son palabras que no dejan duda alguna. Todos los creyentes, independientemente de nuestro estado o condición de vida, tenemos que ir creciendo para alcanzar la plenitud de la vida cristiana.

Sería bueno pensar en cómo se encuentra nuestra vida cristiana para luego emprender el camino hacia la perfección.

Este crecimiento nos puede parecer muy difícil, pero ¡son tantos los medios que tenemos!.

Algunos de ellos son esenciales, tales como; la lucha contra el pecado, estar alertas para no caer en tentaciones, acudir a los sacramentos frecuentemente, ya que la vida sacramental nos fortalece; luego, las buenas obras, que nos alcanzan méritos allá en el cielo; y por supuesto, la oración, ese diálogo con Dios en donde se pueden encontrar las fuerzas necesarias y pedir aquellos dones que nos hacen falta, ¡tenemos tantas carencias!.

Además de los esenciales, tenemos otros medios, los secundarios. Que pueden ser internos, entre los cuales encontramos: la presencia de Dios en nuestra alma, el examen de conciencia para conocer nuestras debilidades o fallas, tener el deseo de alcanzar la perfección, pues sin esto no vamos a ir muy lejos, estar conformes con la voluntad de Dios, es decir, aceptar Su plan para mi, por muy difícil que sea, ser fieles a la gracia recibida, mejorar el propio temperamento, trabajar en la formación del carácter.

Luego, tenemos los medios externos. Estos son la lectura espiritual, mediante la cual podemos ir conociendo nuestra fe, el círculo de amistades, hay que saber escogerlas bien, la dirección espiritual cuando sea posible, el servicio a los demás y el plan o programa de vida.

jueves, 28 de julio de 2011

Versiculo del Dia (7/28/11)


Jesús dijo: “El Reino de los cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de pecesCuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescadosponen los buenos en canastos y tiran los malos."Mateo (13, 47-53)

Oración: Señor, solo Tu sabes quien merece el Cielo. Solo Tu sabes quien es verdaderamente bueno y malo. Por qué a veces pretendo juzgar y decidir por Tí? Quién soy yo para hacerlo?

miércoles, 27 de julio de 2011

Learning to Communicate

by Romie Hurley
Non Sequitur cartoon by Wiley Miller pictures a couple in bed. The wife has put down the book she's been reading and said something to her husband. Here's what he heard: "Time for the annual review of how you make my life a living nightmare."
All she actually said, though, is, "Sweetie, let's talk about us."
Why do some spouses—especially some husbands—seem to view communication as a form of torture?
Betsy is wondering about that. She's hurt that her husband, Carl, seems to have lost interest in her. She interprets his lack of communication as evidence that he doesn't love her. This puts her in a panic; she becomes needy and controlling, trying to force Carl to "talk about the problem." This creates more pressure for Carl, who retreats further.
Carl is overwhelmed by Betsy's need for conversation. It feels like a void that could never be filled. This is decreasing his desire to be intimate with her; he's finding excuses to avoid even spending time together. He'd rather hang out with friends who are less demanding.
When the person you married seems to change into someone else—as Betsy thinks Carl has—it's normal to feel disappointed and even hurt. She knows that part of this change is to be expected after settling into the day-to-day of married life, but she longs for that other guy—the before marriage one who couldn't seem to stop talking nor get enough of her. She was so excited back then, and believed it would go on forever. Now she feels duped.
Maybe you do, too. Maybe you fear your uncommunicative spouse isn't interested in you, isn't excited about you, or doesn't love you anymore. You might doubt that you married the right person—or feel inadequate, insecure, and desperate for attention.
When that happened to Betsy, she changed, too. Now Carl finds himself wondering what happened to the self-assured, strong woman he first fell in love with. He misses her.
Carl doesn't realize it, but Betsy has always had an unusual need for attention and communication. That's because she had a very stoic father whom she was never able to please. It's good to examine whether your need to talk is reasonable or the result of a troubled upbringing.
Most couples need help to discuss their needs in a productive way. Having different attitudes toward talking doesn't mean there is something wrong with either spouse, that anyone was deceived, or that the marriage is hopeless.

martes, 26 de julio de 2011

Conviviendo con el estrés



Por Licda. Kathia Morales Fernández

Psicóloga



En nuestra época, los individuos, en su diario vivir, se enfrentan  a una gran cantidad de demandas en cuanto a lo que deben ser y realizar. 



Conforme el ser humano crece, estas demandas también aumentan; ya sea que se trate de factores de presión externos –aquellos que son establecidos por la familia, la escuela, el trabajo, los amigos, etc.- o de factores internos –las exigencias que la persona se hace a sí misma-.  Sea cual sea la fuente, tales expectativas generan que los niveles de estrés se incrementen.



El término estrés, es una palabra que se escucha con gran frecuencia, incluso forma parte del léxico cotidiano de los niños. Según el diccionario de la Real Academia Española, el estrés es la “Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves” (DRAE, 22 edición, 2004)



El doctor Hans Selye, citado por el psicólogo Gastón de Mézerville, en la edición preliminar de su libro Ejes de Salud Mental, expresa que el estrés es “la respuesta del individuo ante las demandas que recibe (incluyendo) toda la tensión y el desgaste causados por la vida”.



Según las definiciones anteriores, se podría decir que el estrés es la reacción de las personas a las situaciones a las que se enfrentan diariamente.  Por lo tanto, no todo el estrés es negativo, ya que cierto nivel de estrés o de tensión ayuda a salir adelante ante situaciones amenazantes o facilita el realizar adecuadamente alguna tarea.



Sin embargo, el estrés se torna negativo cuando se reacciona de forma inapropiada ante  un evento estresor, que supera la capacidad de manejo de dicha situación o circunstancia por parte del individuo, ya sea de forma real o imaginaria.

Mis pensamientos y el estrés



Hay exigencias por parte de la sociedad o la familia hacen que sí son importantes, ya que de eso puede depender la vida, seguridad o bienestar de los demás y del individuo mismo, por ejemplo el uso del cinturón de seguridad, ya que el no usarlo puede traer serias repercusiones en caso de accidente; o cuando las personas se deben someter a tratamientos médicos que requieren esfuerzo, con miras a recuperar su salud.  Estas son demandas racionales, ya que el no atenderlas tendrá un efecto negativo en la salud e integridad física de la persona.



Por el contrario, hay demandas que son irracionales. Estas generan altos niveles de estrés innecesario, y conllevan reacciones inapropiadas.  Por ejemplo, cuando los hijos demandan a los padres artículos de moda, que en realidad no son indispensables;  cuando se desean bienes materiales, que aun cuando se reconoce que no se pueden adquirir, se siente la necesidad compulsiva de comprarlos; demandar a los hijos que sean los mejores estudiantes de la clase; exigirse a sí mismo ser el mejor empleado de la empresa; o bien, dormir y alimentarse mal, asumir una excesiva carga de trabajo, etc.



A manera de ilustración, algunas demandas internas irracionales, serían: “tengo que ser la mejor mamá del mundo”, “debo tener un carro moderno para ser más respetado”, “mi casa tiene que estar siempre muy limpia porque es el reflejo de mi persona”, etc.



Otro aspecto que genera altos niveles de estrés es ver las diferentes circunstancias y situaciones que se presentan en la vida de forma catastrófica y negativa.  Pensamientos tales como “no voy a poder soportar que mi esposa me deje”, “nunca podré salir de estas situación económica”, o “no podré sobrevivir a lo que me está ocurriendo”.


Enfrentando situaciones de estrés




Hay situaciones que generan mucha presión y sitúan al individuo en una posición vulnerable que propicia el desarrollo de estrés negativo. Con frecuencia, esto sucede a causa de las demandas irracionales.



El no manejar adecuadamente el estrés puede generar problemas que usualmente tienen repercusiones en la salud física y emocional de las personas. Algunas de estas podrían ser: hipertensión arterial, problemas gástricos, cefaleas, contracturas musculares, insomnio, irritabilidad, depresión, baja tolerancia a la frustración, poca capacidad de concentración, bajo rendimiento académico, poca productividad laboral, etc.



Para evitar que esto suceda, es necesario preocuparse por conocerse a uno mismo, anticipar y controlar las reacciones frente a las situaciones y circunstancias que crean estrés, y una vez que se ha controlado la respuesta inmediata, tomar decisiones asertivas en cuanto al curso de acción para resolver definitivamente



Algunas recomendaciones para lograr manejar el estrés son:



• Haga una revisión de su vida diaria, de lo que está enfrentando en el momento presente y analice cuáles de esas demandas y exigencias son irracionales y cuáles son racionales.



• Procure organizar su tiempo de forma que pueda disfrutar de momentos de relajación y esparcimiento.



• Decida dejar a un lado las demandas irracionales, no permita que las presiones de la moda o de las demás personas lo agobien al punto de que se vea comprometido su bienestar o el de los demás.



• Deje a un lado los pensamientos catastróficos y negativos, piense y reaccione de una forma positiva.



• Haga ejercicio físico, eso ayuda a liberar el estrés.



• Relaciónese con personas que ejerzan una influencia positiva en usted, y no le sobrecarguen emocionalmente.

lunes, 25 de julio de 2011

Versiculo del Dia (7/25/11)


HermanosLlevamos este tesoro en vasijas de barropara que se vea que esta fuerza tan extraordinaria proviene de Dios y no de nosotros mismos.
Por eso sufrimos toda clase de pruebaspero no nos angustiamosNos abruman las preocupacionespero no nos desesperamosNos vemos perseguidospero no desamparadosderribadospero no vencidosPablo a los corintios (4, 7-15)


Oración: Señor, mi corazón es una humilde vasija donde estás Tu. He tenido momentos de preocupación, pruebas que me llenan de angustias, tristezas y desiluciones. Por tenerte aquí dentro he podido con todo, porque Tu me das fuerza y confianza para seguir.

Consintiéndose a sí misma







Laura Alvarez


El diario vivir de una mujer es, por lo general, un espacio en que las actividades cotidianas se convierten en abrumadoras tareas realizadas en favor de quienes la rodean.   El día a día se desarrolla a menudo en torno al cuido de  los niños/as, preparar y servir la comida, realizar los  demás quehaceres de la casa y cumplir eficientemente nuestro trabajo fuera del hogar.  


Esta dinámica se ha vuelto tan habitual, que en la mayoría de los casos, una mujer se olvide de ella misma y pierda de vista que además de ser madre, esposa, ama de casa y trabajadora, es ante todo mujer.  La capacidad de servicio a los demás, que  la mayoría de mujeres desarrolla como producto de su formación social, hace que una mujer llegue a poner en último lugar de su lista de prioridades el  cuidarse a sí misma, en algunos casos, incluso ha perdido completamente la intensión de hacerlo ya que no se considera merecedora de un espacio propio. 


Sabemos que es difícil saberse mujer atrapada en el “corre, corre” de lo cotidiano y que muchas veces ni siquiera hay tiempo de reflexionar acerca de esto.  


A continuación  una lista de algunos consejos útiles que pueden ayudar para este tipo de situación, si este es su caso.
  • Hagamos un alto y reflexionemos ¿cómo es nuestra vida?, ¿nos agrada todo lo que hacemos?


  • Organicemos nuestro tiempo, haciendo una lista de las cosas que realizamos día a día.  Debemos considerar en la organización de nuestro tiempo, un espacio para nosotras.


  • Dediquemos una parte del día para nosotras, para repasar nuestras virtudes, leer, escuchar música, etc. Debemos procurar cumplir este propósito.


  • Decidamos tener espacios propios, las respuestas a las siguientes preguntas nos ayudarán a decidir que hacer en estos espacios: ¿qué nos gusta hacer?, ¿qué necesitamos para realizarlo?, ¿dónde y cuándo nos sentimos bien?


  • Busquemos nuestro tesoro, ¡apasionándonos por algo!.


  • Reconozcamos nuestros sentimientos, brindándonos un espacio para convencernos de que “tenemos derecho a sentirnos así.”


  • Hay que tener valor para arriesgarse a lograr los sueños y proponerse hacerlos realidad. Debemos fijarnos metas y perseverar en ellas.


  • Hay que cultivar amistades. Debemos apartar un tiempo para compartir con amigos y amigas.


  • Debemos hacer un esfuerzo por regalarnos algo que siempre hayamos deseado. No debemos negarnos cosas para nosotras mismas, cuando estas se encuentran dentro de nuestras posibilidades.


  • Tengamos sueños, anhelos, pero no fijemos la esperanza y felicidad en ellos.


  • Intentemos aprender algo que siempre hayamos anhelado.


  • Si hemos dejado algún proyecto inconcluso, y aún es de interés, procuremos terminarlo.


  • Si diferentes circunstancias de la vida nos han dejado huella, aprendamos que el pasado no siempre determina el futuro. No es  posible cambiar lo qué pasó, pero sí se puede tener una actitud diferente ante circunstancias similares en el presente.


  • Al final del día revisemos y evaluemos lo que hicimos en beneficio propio. Confiemos en nuestras capacidades para realizar las cosas.


  • Hagamos el esfuerzo de dirigirnos a nosotras mismas con palabras positivas


  • Procuremos conocernos a nosotras mismas.  Hagamos una lista de nuestras cualidades.


  • Digamos gracias a los elogios que nos hagan.


  • Seamos dueñas de nuestras actitudes, pensamientos y sentimientos.


  • Procuremos declararnos amor a nosotras mismas.
Son muchos los obstáculos que pueden impedir lograr ocuparnos de nosotras mismas, pero recordemos que  nuestro que espacio es importante  para nuestra salud emocional. 

domingo, 24 de julio de 2011

Haga del trabajo una Aventura Desafiante






Por: departamento de Formación y Capacitación

Enfoque a la Familia

Introducción




¿Cómo transformar el trabajo en una aventura desafiante en lugar de que sea una carga o una obligación? Es decir, ¿cómo construir una actitud correcta frente al trabajo? Esto se logra descubriendo el propósito del trabajo, ya que éste provee para la manutención de la familia, desarrollo y realización personal, y contribución a la sociedad.



Además, esta temática cobra especial interés dados los cambios sociales, en los que ya sea por motivos económicos o de realización personal, se ha dado de manera aún más significativa la incorporación de más mujeres al campo laboral. Se exige por lo tanto, nuevas estrategias hogareñas que permitan el equilibrio entre el trabajo y la familia, es decir, que tanto padre y madre asuman labores dentro y fuera del hogar que beneficien la armonía y bienestar familiar.

¿Qué es trabajo?

Según la Real Academia Española trabajar es:



• Realizar cualquier actividad, física o intelectual.



• Tener una ocupación estable, ejercer una profesión, arte u oficio.



• Utilizar un determinado material o comercializar cierto producto.



• Poner fuerza y afán para vencer alguna cosa.



A partir de esta definición, se puede deducir, que todos los seres humanos realizamos trabajo de algún tipo, sea remunerado o no. Sin embargo, el trabajo se ha reducido sólo al concepto de recibir un salario, pero este es únicamente uno de resultados a obtener.



El trabajo nos proporciona beneficios como:



• Relaciones humanas: Compañerismo, trabajo en equipo, respeto, servicio, amigos.



• Realización personal: En el trabajo la persona también encuentra su auto-realización. Canaliza su inteligencia, creatividad y energía física, procurando así realización y satisfacción personal. Desarrollo de cualidades como: disposición, seguridad, entrega, disfrute, reto a la inteligencia, beneficia el ingenio, entre otros.



• Legado, aporte a la sociedad: Otro valor importante del trabajo, es su aporte social. El trabajo es una contribución voluntaria de la persona para el bienestar y progreso de sus semejantes.



• Dinero para las necesidades del hogar: El trabajo es la fuente para adquirir los medios de subsistencia.  Permite llenar las necesidades vitales básicas: alimentación, vestido, salud, vivienda, recreación, etc.



La buena actitud es lo que hace la diferencia. Si nos disponemos a disfrutar la vida, es necesario tomar con alegría y disposición el trabajo, ya que es ahí donde pasamos la mayor parte de nuestro día.



Cuando integremos todo lo anterior; una buena actitud,  y una correcta interpretación del trabajo, tendremos realización personal, porque hay rendimiento, eficiencia, ubicación, realización, valor social y sentido de expansión.

Asunto de actitud

• El ineficiente nunca podrá crecer en ningún aspecto, incluido el financiero.

• El trabajador mediocre espera que la suerte le resuelva su necesidad.                                        



¿Qué significa el trabajo para usted?



“Si uno ama lo que hace, ya no es trabajo”

Franklin Chang



Creer que el trabajo es una maldición, una carga, un simple medio para comer y mantenerse, no añade bien alguno.



El trabajo permite la auto-realización, ser productivo y crecer profesional, intelectual y materialmente. Reta la inteligencia y creatividad, y es la forma en que se cumple una parte esencial de nuestro proyecto de vida.



Demostrar buena actitud con:



• Honradez



• Puntualidad



• Amor al trabajo



• Responsabilidad



• Deseo de superación



• Planeamiento a largo plazo



• Procurar el ahorro y la inversión



• Respeto a la ley y los reglamentos



• Respeto por el derecho de los demás

No trabaje por obligación, trabaje por realización:



Todo trabajo es cansado, agotador, desgastante, esto es parte del desarrollo humano, pero debe proveer realización, sentido de pertenencia, y satisfacción. Si se trabaja por necesidad, y es un trabajo que NO saca lo mejor de nosotros, debe verse como algo temporal, porque de lo contrario amargará la vida.



Debemos poner energía, creatividad y fuerza en el trabajo que hoy tenemos, esto nos permite valorarlo y apreciarlo.

Consejos prácticos para progresar:



Procure disfrutar aquello que hace, para no dejar nuestra vida en receso hasta que algo cambie solo, sino que disfrutemos aquello que hagamos. Por ejemplo, disfrute su trabajo aún si este tiene un nivel de exigencia física alto.



Procure crecer y superarse: Muchos han ingresado a posiciones de baja remuneración, y con estudio, esfuerzo, iniciativa y perseverancia han alcanzado puestos gerenciales. Porque mantuvieron una alta motivación, confianza en sí mismos y espíritu de superación, decidieron trabajar para avanzar y así aprovechar diferentes oportunidades.



Descubra sus mini fortalezas: Pueden ser: creatividad, relaciones interpresonales, enfocado a detalles, habilidades manuales, entre otras.



Únase a la gente correcta y tenga un buen nombre: Más vale el buen nombre que las muchas riquezas, porque este le abre puertas. Un buen nombre puede ser: esfuerzo, lealtad, discrecion, optimismo, innovación, disciplina.



Elija aprender: Estudiar siempre aporta a nuestro beneficio, nos mantiene mentalmente activos y nos da mayor capacidad de memoria. Estudiar, permite ampliar los horizontes, ver nuevas oportunidades y nos ayuda a estar mejor calificados para el trabajo.

Conclusiones

El deseo primario de toda persona es ganar dinero para satisfacer necesidades, gustos y preferencias. Una forma efectiva de lograr estos anhelos es disfrutando de aquello que se hace.



¿Cómo encontrar la realización personal en el trabajo?



• Enamórese de la vida.



• Asuma la responsabilidad de sus actos.



• Procure la libertad: de conciencia, económica, de prejuicios en la manera de creer quién es y cuánto vale.



• Disfrute el resultado de su trabajo y compártalo con su familia.



• Valore el éxito de los que están a su lado.  El éxito de ellos, es el suyo también.



• Sea  emprendedor y creativo.



• Elabore un plan de metas a cumplir para su proyecto de  vida y disfrute el proceso de alcanzarlo. Celebre los éxitos, Aprenda de los momentos difíciles.



• Viva en equilibrio: familia, trabajo, recreación, educación y salud.



• Sea fiel a sus valores.



• Por su bien mantenga una alta motivación aunque en su trabajo no le motiven.



• Ahorre e invierta.



• Asegúrese de estar en el lugar correcto.



• Tenga amigos que le estimulen.



• Viva un día a la vez.



• Ame lo que tiene y suelte lo que ya no existe.

Versiculo del Dia (7/24/11)

Hermanos: A quienes predestina, los llama; a quienes llama, los justifica; y a quienes justifica, los glorifica. Pablo a los romanos
(8, 28-30)


Oración: Señor, si hoy te estoy orando es porque reconozco Tu presencia en mi vida. A qué me has llamado, es una pregunta que me hago a diario y que a veces conozco la respuesta y a veces no. Quiero hacer tu voluntad y no la mía. Enséñame!