sábado, 30 de abril de 2011

Elementos Materiales de la Liturgia #2


  • Vestiduras y ornamentos sagrados

    Las vestiduras pertenecen también a los elementos materiales de la liturgia. Tienen también su profundo significado. Vestir una determinada ropa significa asumir la personalidad correspondiente, asumir una identidad, puesta de manifiesto en esas vestiduras; por ejemplo, la bata del médico, el uniforme militar, la sotana del sacerdote, etc. Estas vestiduras no indican un poder sobre nadie; sino un servicio a los demás.

    Vestiduras del diácono





  • Dalmática: Del latín “dalmatica vestis”, túnica o vestidura de Dalmacia. Vestido litúrgico en forma de túnica hasta las rodillas, con mangas amplias, que usan los diáconos sobre el alba y la estola. Los primeros cristianos la tomaron de los romanos y éstos, del pueblo de los dálmatas (hoy países balcánicos). La vestían las personas de dignidad.





  • Estola cruzada: de hombro izquierdo hacia el derecho, en forma descendente. 
  • Versiculo del Dia


    Jesús dijo: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura”. Marcos (16, 9-15)

    Oración: Señor, por qué tener miedo de hablar de Tí, de seguirte, de amarte?? Solo cuando hago esto, me siento verdaderamente libre y tengo la seguridad de que estoy haciendo una diferencia en quienes me rodean.

    viernes, 29 de abril de 2011

    Versículo del día (1er viernes de Pascua)


    Jesús dijo:Muchachos, ¿han pescado algo?” Ellos contestaron: “No”.
    Entonces él les dijo: “Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán peces”. Así lo hicieron, y luego ya no podían jalar la red por tantos pescados. Juan (21, 1-14)

    Oración: Señor, he escuchado tu voz que me dice claramente que haga esto o me aleje de aquello. A menudo termino haciendo algo diferente que obviamente no me convenía. Esa vocecita en mi mente que me dice que esto está bien o aquello está mal, eres Tu. Si la escuchara y dejara mis inseguridades y miedos a un lado, sabría si eres o no Tu quien me habla. Cuando la voz no me dice cosas que van en contra de Tus Enseñanzas me da la seguridad que lo eres. Enséñame a escuhar Tu voz!

    Elementos Materiales de la Liturgia #1

    Autor: P. Antonio Rivero | Fuente: Catholic.net

    El Templo, el Altar, vestiduras del Papa, obispos y sacerdotes, colores litúrgicos.


    Elementos Materiales de la Liturgia
    Elementos Materiales de la Liturgia
    Los elementos materiales de la liturgia son los siguientes:

    a) El Templo

    El templo está consagrado para el culto a Dios. Es verdad que Dios está presente en todas partes, pero quiere tener un lugar visible de su presencia en este mundo. Y esto es el templo, la casa de Dios, que más comúnmente llamamos “iglesia”. Por eso, siempre que vemos una iglesia, nos acordamos de que Dios está presente en el mundo y hacemos la señal de la cruz. El templo o iglesia es también la casa del pueblo de Dios, reunido para escuchar la Palabra de Dios, para rezar, para fraternizar como hijos de Dios.

    Al inicio, los primeros cristianos daban culto a Dios en casas particulares (casas romanas de dos pisos). Lo requería la discreción y la prudencia, pues los emperadores romanos impedían todo culto público.

    Fue Constantino en año 313 d.C. el que permitió el culto público y lo revistió de solemnidad y magnificencia. Y fue él, el que mandó construir las basílicas, que eran edificios muy grandes, en un inicio dedicadas al rey o emperador, y después ofrecidas a Dios, el Rey de reyes.

    Durante siglos se han ido construyendo diversos tipos de templos dedicados a Dios:






  • Basílica: la basílicas mayores son siete y están en Roma; las menores, por todo el mundo, y ha sido el papa quien ha querido honrarlas con ese título.





  • Catedral: donde tiene la sede o cátedra el obispo.





  • Iglesia abacial: donde tiene su sede un abad mitrado.





  • Iglesias parroquiales: para atender espiritualmente a un grupo de fieles y a cargo del párroco y sus colaboradores sacerdotes, en una localidad o territorio delimitado.





  • Iglesia conventual: que pertenece a comunidades religiosas.





  • Capillas, oratorios públicos, semipúblicos o privados.





  • jueves, 28 de abril de 2011

    Comentario del Autor

    La doctrina de la Iglesia para muchos católicos se ha vuelto algo relativo, no una verdad objetiva. El relativismo está acabando con nuestra fe, pues ya nada es pecado y todo es permitido. Muchos fieles detestan lo del castigo y el infierno en nuestra religión. Creen que el infierno no existe. Es muy triste ver que muchos cristianos se alejan de su fe porque no les "conviene" sus enseñanzas y por tanto no las siguen. Entonces prefieren decir que la iglesia está equivocada. Se vuelve una fe de cafetería donde se toma lo que conviene y se descarta lo que no conviene para nuestro ego. Muchos otros hablan que la Iglesia es maligna pues creen que rechazan a personas por ciertos motivos. La Iglesia no rechaza a nadie. Para poder dar una opinión sobre la Iglesia es mejor estar informado y no ser ignorante de lo que dice con referencia a ciertos temas.

    Versículo del día (1er Jueves de Pascua)


     Jesús dijo: “No teman; soy yo. ¿Por qué se espantan? ¿Por qué surgen dudas en su interior? Lucas (24, 35-48)

    Oración: Señor, a menudo dudo. Dudo que estás conmigo, dudo que soy importante para Tí, dudo que me vas a sanar, o salvar de tantas cruces que pasan por mi vida. Pero todas estas dudas desparecen cuando hablo contigo. Me doy cuenta que mi vida es resultado de Tu amor por mí. Hoy te pido que no me dejes dudar. Todo lo que me ha pasado malo me ha dejado una enseñanza. Lo que siempre permanece es Tu presencia en mi vida.   

    Constitución física de Jesús (2da Parte)

  • Su porte debía ser majestuoso y viril. Cuando sus compatriotas quieren despeñarle en Nazaret, Jesús pasa por medio de ellos sin inmutarse y con un continente tal, que no se atreven a atentar contra su vida. Al ser prendido en Getsemaní, sus enemigos caen unos sobre otros, impresionados del porte majestuoso del Maestro, que lejos de huir les declara: "Yo soy a quien buscáis".

    La mirada de Jesús debía ser majestuosa y dominadora. San Marcos repite con insistencia cuando el Maestro va a proferir una sentencia: 
    "Y mirándolos, dijo". Cuando tratan de lapidarle en Jerusalén, Jesús interpela a sus enemigos: "Muchas cosas buenas os he hecho, ¿por cuál de ellas me queréis apedrear?". Este dominio de sí mismo resplandece en las palabras mansas con que Jesús responde al criado que le ha abofeteado: "Si mal hablé, muéstrame en qué; y si bien, ¿por qué me hieres?".




  • Equilibrado: esta complexión sana y equilibrada de nervios de Jesús contrasta con los desequilibrios nerviosos de Mahoma y con el agotamiento físico de Buda, que vencido por la vida, predica una religión pesimista y negativa. La actitud de Jesús en los momentos de la Pasión es la de un espíritu equilibrado, señor de sí mismo en medio de las agitaciones nerviosas de sus jueces y acusadores: En el drama de la Pasión no hay más señor que Jesús.

    Sus últimas palabras en la cruz, ofreciendo perdón a los enemigos, son eco de la paz interior de su espíritu. Nada de desahogos rabiosos incontrolados, sino autonomía y perfecto control de sus actos, y todo con suma naturalidad y sin afectación.




  • Sano: Nunca los evangelistas aluden a alguna enfermedad del Maestro. En medio de su dura vida de apostolado su cuerpo parece responder sin debilidades morbosas. Su tarea se iniciaba muy de mañana. El frescor de su espíritu se refleja en el amor que siente por las bellezas de la naturaleza, los lirios del campo, los pajarillos del cielo, la candidez infantil.

    En sus parábolas nada insinúa un espíritu cansado y pesimista; al contrario, su alma tersa sabe contemplar al Padre siempre obrando en la naturaleza y en las vidas de los hombres. La vida apostólica del Maestro discurre al aire libre, a la intemperie, caminando por las calzadas y caminos de Galilea, Samaria, Judea, Tiro, Sidón. Viviendo en extrema pobreza, sin tener dónde reclinar su cabeza, Jesús iba de un lugar para otro predicando la buena nueva. Esto no se explica sin suponiendo en él una salud robusta y equilibrada. 
  • miércoles, 27 de abril de 2011

    Versículo del día (1er miercoles de Pascua)



    Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellospero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. Lucas (24, 13-35)

    Oración: Señor, cuántas veces has pasado a mi lado, me has hablado por medio de otros y he sido tan ciego que no me he dado cuenta? Jesús, ábreme mis oidos y mis ojos para estar consciente de las infinitas veces que me hablas a mí.

    Constitución Física de Jesús (1ra Parte)

    Autor: P. Antonio Rivero, L.C | Fuente: Libro Jesucristo Constitución física de Jesús.
    ¿Qué características físicas distinguían a Jesús de los demás? ¿Cómo lo sabemos?

    Constitución física de Jesús.
    Constitución física de Jesús.


    "Es de elevada estatura, distinguido, de rostro venerable. Sus cabellos, ensortijados y rizados, de color muy oscuro y brillante, flotando sobre las espaldas, al modo de los nazarenos. La frente es despejada y serena: el rostro sin arruga ni mancha. Su nariz y boca son regulares. La barba abundante y partida al medio. Los ojos color gris azulado, claros, plácidos y brillantes; resplandecen en su rostro como rayos de sol, de modo que nadie puede mirarle fijo. Cuando reprende es terrible; cuando amonesta, dulce, amable, alegre, sin perder nunca la gravedad. Jamás se le ha visto reír, pero sí llorar con frecuencia. Camina con los pies descalzos y con la cabeza descubierta. Estando en su presencia nadie lo desprecia; al contrario, le tiene un profundo respeto. Se mantiene siempre erguido; sus brazos y sus manos son de aspecto agradable. Habla poco y con modestia. Es el más hermoso de los hijos de los hombres. Dicen que este Jesús nunca hizo mal a nadie; al contrario, aquellos que lo conocen y han estado con él, afirman haber recibido de él grandes beneficios y salud. Según me dicen los hebreos, nunca se oyeron tan sabios consejos y tan bellas doctrinas. Hay quienes, sin embargo, lo acusan de ir contra la ley de Vuestra Majestad, porque afirma que reyes y esclavos son todos iguales delante de Dios" (Publio Léntulo, procurador de Judea al emperador).

    ¿Qué rasgos físicos de Jesús podemos recabar de los evangelios?
  • Cuerpo robusto y resistente: La vida dura del taller y las correrías por las colinas circundantes de Nazaret robustecieron el cuerpo de Jesús, preparándolo para las duras jornadas de su vida apostólica, a la intemperie por las calcinadas rutas de Palestina. Sabemos que en una jornada hizo el camino de 30 Kilómetros, por la calzada pendiente que sube de Jericó a Betania.

    Junto al pozo de Sicar se sentó fatigado y sediento. Cuando los discípulos le ofrecen la comida, la rechaza diciendo que su alimento es hacer la voluntad del Padre, y antes había rechazado la bebida que le ofreciera la samaritana. No sabemos que Jesús en aquella jornada comiera o bebiera a pesar de estar fatigado, lo que prueba su complexión robusta.

    El evangelista detalla que Jesús iba delante de los discípulos en esa marcha ascensional hacia Betania. Sus jornadas apostólicas son agotadoras; así, en una de ellas por la mañana predica en la sinagoga de Cafarnaum, cura a un poseso, sana a la suegra de Pedro, y por la tarde se dedica a curar los enfermos que a él afluyen de todas partes. Al día siguiente las turbas le buscan de nuevo y empieza de nuevo la jornada agotadora. En ese plan recorre todos los poblados de Galilea, predicando la penitencia y el mensaje de salvación. Es tal el trabajo que tiene que desplegar que muchas veces no tiene tiempo ni para comer.

    Las turbas le siguen al otro lado del lago, y Jesús está de nueva a disposición de ellas. Después de multiplicar los panes, se retiró de noche a orar. Al día siguiente volvió a Cafarnaum a reanudar la tarea, después de haber calmado la tempestad.

    Este plan de trabajo supone una salud robusta y un sistema nervioso a toda prueba. En el lago duerme en la nave mientras los discípulos luchan ansiosos con el temporal; esto refleja que tiene salud equilibrada, muy apropiada al espíritu equilibrado del Maestro, que siempre se manifiesta dueño de sí mismo y de la situación.


  • (continuará)

    martes, 26 de abril de 2011

    El Don de Sanación según el Padre Tardiff


    por María Angel
    Realmente sobran los comentarios…….Mucho Carisma y poca cabeza… Quizas por el viento que sopla por cualquier lado….
    EL DON DE SANACION
    Por el padre Emiliano Tardif
    Un día, un periodista de Colombia me hizo esta pregunta: ¿Usted hace milagros?. Yo le conteste: “No, nada de eso. La cosa es muy sencilla: yo oro y Jesús sana”. Al día siguiente, él sacó un artículo en el diario que se titulaba: “El Padre Tardif ora y Jesús sana”. Cuando vi el periódico exclamé: “¡Por fin un periodista entiende lo que es esto!”. El don de sanación es para los demás, no para uno mismo. A veces yo me he enfermado, y si el don de sanación fuera para mi mismo, yo me impondría las manos sobre la cabeza, oraría y quedaría sanado, pero no es así.
    Durante un retiro de fin de semana para 200 latinos en Tucson, Arizona el Señor sano a muchos enfermos, incluso de enfermedades muy importantes, sobre todo de artritis y parálisis. A las dos de la tarde del domingo yo tenía una fiebre muy alta. Me había resfriado y con dificultad alcancé a dar mi último tema. Terminado el retiro tuve que ir a acostarme durante día y medio. Yo decía: “Si el don de sanación fuera para provecho propio, me impondría las manos y me sanaría de una vez para salir de esta cama”. Pero el Señor me enseño nuevamente que no soy yo el que sana sino Él.

    Cuéntenos una sanación que le haya traído la atención por algo en particular.
    Yo le voy a contar varias que muestran el buen humor de nuestro Dios. En 1984 estaba predicando un retiro en la ciudad de Monterrey. Durante la Eucaristía era muy difícil repartir la Comunión, ya que los pasillos estaban atestados de gente. Ayudado por unos guardianes me encaminé a la parte trasera. Cuando pasaba por en medio de la multitud, y algunas personas me querían tocar y otros hasta me pedían que les hiciera oración en ese momento, yo pensaba: “Pero si Jesús los puede curar, no se para que buscan al Padre Emiliano…”
    En medio de tanta gente vi a una señora con ojos llorosos, que llevaba un pequeñito en sus brazos. El niño me miraba con ternura. Yo me acorde de aquel paralítico de la piscina de Bezata (Jn 5), que no podía entrar al agua milagrosa porque no tenía quién le ayudara. Entonces me acerqué al niño y le di un beso. El se sonrió y yo seguí repartiendo la Comunión.
    Ordinariamente no doy besos a la hora de repartir la Comunión, pero en ese momento sentí el deseo y lo hice… Al día siguiente la señora se puso de pie en el micrófono delante de toda la multitud, y dijo: “Ayer, a la hora de la Comunión, el Padre Emiliano paso cerca de nosotros. De pronto, se detuvo y le dio un beso a mi hijito, que tiene dos años y estaba completamente sordo. Quiero darle gloria a Dios porque desde ayer mi hijo ha comenzado a escuchar. Dios lo ha sanado. Gloria a Su nombre!”.
    A partir de ese momento se me complicó la existencia. Todo mundo quería que lo besara; pero yo les decía: “No, los besos son nada más para los niños. Las señoras vayan a que las bese su esposo”. Sin embargo, la enseñanza fue muy valiosa. Yo no sané a nadie. El beso, por más signo de amor que fuera, no era capaz de sanar ni un dolor de cabeza. Lo que pasó es que llevaba a Jesús en mis manos, y fue Jesús mismo quien sanó a este pequeñito que estaba sordo.
    Yo soy simplemente como el burro que lleva a Jesús, y por eso el sigue sanando a los enfermos. Lo peor sería fijarse en el asno y no en el que va montado en sus lomos. El día que seamos conscientes de que somos portadores de Cristo Jesús, ese dia se va a transformar nuestro ministerio; ya no hablaremos tanto de Jesús, sino que le dejaremos actuar con todo su poder.
    La forma de sanar de Jesús es tan extraña, que no puedo omitir lo que paso en Monte Maria, donde cada domingo se reúnen más de 50,000 personas para la celebración de la Eucaristía, en donde el Padre Gilberto Gómez hace la oración por los enfermos.
    En una de estas celebraciones, el asta de la bandera del Vaticano se cayó y golpeó a una persona que caminaba torcida, tirándola al suelo. Todo el mundo se apenó al ver cómo aquel tubo tan grande y pesado fue a caer precisamente sobre una persona enferma. Para sorpresa de todo mundo, el enfermo se levantó por su propio pie. El tubo le había enderezado la columna. Hasta el día de hoy, camina con normalidad. Los caminos de Dios están cargados de buen humor. A veces Dios nos sana con un beso, a veces con un tubazo.
    ¿Cual es el principal obstáculo para recibir carismas?
    Yo creo que el miedo a perder nuestra reputación. Los carismas son una cruz y muchos no están dispuestos a llevarla. El ejercicio de algunos carismas provoca que muchos nos juzguen locos, que otros se burlen y no pocos nos desprecien o persigan. Mientras no estemos dispuestos a morir a nosotros mismos, aun a costa de nuestros privilegios y renombre, no recibiremos estos carismas.
    Recuerdo muy bien a un párroco vecino que se burlaba de los carismáticos, y en sus homilías dominicales aseguraba que los que hablaban en lenguas era porque les faltaban vitaminas… Hay muchos que tienen problemas. No le dan espacio al Espíritu para que se mueva libremente. Lo quieren encajonar en moldes preestablecidos y no lo dejan volar con libertad del viento que sopla como quiere. Los que tienen problemas con sus micrófonos es porque son demasiado cuidadosos de lo que los demás opinen.
    Si fuéramos menos celosos de nuestra reputación, estaríamos más abiertos al Espíritu Santo. El miedo a hacer el ridículo nos impide abrirnos a los carismas del Espíritu. Los carismas ciertamente son humillantes. Nos llevan a la cruz.
    Por eso muchos les temen y otros los rechazan. Se acaban los horarios de descansos y se recortan las horas de sueño. Por otro lado, la reputación no crece, sino que uno se vuelve blanco de burlas, criticas y sarcasmos… pero en el fondo todo eso se sobrelleva, siempre y cuando no tengan problemas con los micrófonos.
    Mucha gente cree que el Padre Emiliano Tardif es un santo, ¿que opina usted?
    Yo me río de todo eso. A veces, cuando estoy solo y me voy a acostar en la noche, digo: “Si supieran quien soy yo, se quedarían mas tranquilos”. No he dejado de ser un cura de pueblo en una islita perdida en el Mar Caribe. Nunca puedo pensar que soy más que el burro que lleva a Jesús.
    Yo bien se que cuando me visten de reconocimiento y me ponen mantos en el suelo, es porque le dan la bienvenida al Jesús que yo porto. Y cuando ya lo llevé, a mi me regresan otra vez a mi corral; y al retornar, no hay mantos de flores ni reconocimientos: entro en el santuario de mi ser y digo: “¡Señor, qué grande eres tu!”.
    Este regreso del burro a su casa es lo que nos mantiene en la humildad. La soledad y el estar frente a frente de Jesús no nos permite engañarnos. Cuando me arrodillo y recito las maravillas de Dios en los Salmos, pienso que si la gente conociera más a Dios, se fijaría menos en nosotros. Mi comunidad sabe que no soy santo, pero que si anhelo llegar a serlo. Es una vocación de todos los bautizados. Pero equivocadamente pensamos que un santo es sólo una persona cuya imagen colocan en un altar o que realiza milagros.
    Para mi, ser santo es mucho más que eso: es ser como Jesús. ¿Quien no quiere ser santo? Es más, desde mi bautismo, al ser enraizado en la muerte y resurrección de Cristo Jesús, ya llevo el germen de santidad por el don del Espíritu que me ha sido otorgado gratuitamente, sin ningún mérito de mi parte.
    El don de sanación no es signo de santidad, es un don gratuito. Si lo pongo al servicio de los enfermos con paciencia y con amor, puede ayudar a santificarme, porque es puro ejercicio de la caridad, y a veces muy pesado. Un día alguien me dijo: “Emiliano, no te da miedo que la gente te canonice en vida por tanto milagro?”, yo le conteste: “Prefiero que me crean un santo a que me crean un bandolero”.
    Y ¿que siente cuando la gente no se sana?
    Me da compasión, pero no siento que se les quite nada. Insisto en que Jesús nunca ha dicho que se sanarían todos los enfermos, sino que nos daría signos para acompañar la evangelización. Las curaciones son signos que acompañan el anuncio del Evangelio, pero no es necesario que se sane todo el mundo, para que se crea en la Palabra de Dios.

    Versículo del día (1er Martes de Pascua)


    Las promesas de Dios valen para ustedes y para sus hijos y también para todos los paganos que el Señor, Dios nuestroquiera llamaraunque estén lejos”. “Pónganse a salvo de este mundo corrompido”. Apóstoles (2, 36-41)

    Oración: Señor, hay momentos que pierdo las esperanzas al ver tantas cosas que están pasando en la sociedad en que vivo, pero hoy no. Hoy hay esperanza. Hoy tengo plena seguridad que el mundo quiere mejorar. Veo que el mundo necesita de Tí, quiere conocerte y quiere aprender. Hoy me doy cuenta que lo último que se pierde son las esperanzas y que si te tenemos a nuestra lado, quien puede en contra de nosotros?

    lunes, 25 de abril de 2011

    VELA (CIRIO)

    Velas (Cirios)
    Las velas son un sacramental utilizado en la liturgia y en la religiosidad popular. Las velas son un signo de la luz que disipa las tinieblas. La vela es un símbolo de Dios, el dador de vida y la luz del mundo.
    Se utilizan velas en la administración de los sacramentos, la Santa Misa, la exposición del santísimo, funerales y otras ceremonias.
    El cirio pascual se bendice en la Vigilia de Pascua, hecho de cera pura de aveja representa el cuerpo de Jesucristo, la luz de la vela simboliza su naturaleza divina. Lleva las marcas de las 5 llagas de Cristo. Se enciende en todas las misas durante la temporada de pascua y durante todo el año en bautismos y funerales.  En los bautismos se enciende una vela con el fuego del cirio pascual y se le entrega al recién bautizado (o a sus padres) como símbolo de la luz de Cristo que reciben y deben mantener brillando siempre.
    En la fiesta de la Presentación, que es también la Purificación de la Virgen María (2 de febrero) se bendicen velas y por eso se le llama "Candelaria".
    La costumbre de encender cirios en las procesiones y ante las imágenes de Cristo, María Santísima y los santos es un signo muy antiguo que nos recuerda que Jesús es la luz del mundo y todo el que está en El comparte esa luz. La vela es un símbolo de ofrenda espiritual, de nuestra devoción que continúa mas allá de nuestra presencia física en el lugar santo.
    Nuestra devoción a María Santísima y los santos es una expresión de nuestra comunión en el Cuerpo Místico de Cristo (comunión de los santos).
    Jesús: "Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas"-Juan 12,46
    Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. -Mateo 5,14-16.
    Mira, pues, que la luz que hay en ti no sea oscuridad. -Lucas 11,35

    Los Huevos de Pascua


    Tradición de la iglesia de oriente. Los huevos son símbolo de 
    la tumba,que con la resurrección de Cristo ha sido rota como 
    cáscara de huevo. Sus colores de arco iris nos recuerdan 
    la alianza que Dios hizo con Noé y la promesa de Dios a todas 
    las criaturas sobre la tierra. Son colores festivos. La búsqueda 
    de huevos es el modo acostumbrado de celebrar a las mujeres 
    que llegaron a la tumba para embalsamar el cuerpo del Señor. 
    El ángel brillante en sus vestiduras les preguntó: "¿Por qué buscan 
    entre los muertos al que está vivo? ¡Cristo ha resucitado!"

    Household Idols


    The pace of modern life makes it more challenging to raise a family without giving in to culture's pet idolatries.

    So it is in many of our homes today. We haven't turned our backs on God; we haven't stopped worshiping Him or enjoying His favor. Nonetheless, idols have been brought into our households. Sometimes we have lugged them in ourselves, adopting — or adapting — some of the pagan idols that surround us.Many fine Christian families today are in a situation like Jacob's when he left Paddan Aram. God told Jacob to leave the land of his father-in-law, Laban, and return to his ancestral home (Genesis 31:3). So Jacob made his escape. But his caravan included cargo Jacob didn't know about: Laban's household gods, secretly taken by Jacob's wife Rachel (Genesis 31:19). God had blessed Jacob, and God was preparing him for yet greater things. But pagan idols had slipped into Jacob's household.

    Misplaced worship

    The idols in our homes aren't like the little clay statues Rachel hid in her saddlebags. We don't bow to golden calves in our living rooms or chant prayers to an image, but that doesn't mean we are free of idols. It may just mean our idols are more subtle or we worship in ignorance, like the ancient Athenians (Acts 17:23).
    The pace of modern life makes it more challenging to raise a family without giving in to culture's pet idolatries. Here are a few common household idols:
    Convenience. As Christians, we are commanded to do far more than care for our children; we are called to train them, carefully and strategically (Proverbs 22:6). But it's just so easy to stick our kids in front of the TV for hours while we "get things done." It's so easy to use video games as baby sitters instead of engaging children in constructive activities. It's so easy to keep them occupied in the minivan by playing a DVD instead of playing road games together. It's so easy to grab dinner at the drive-through instead of eating together at home. Sure, being a parent is time-consuming and exhausting, but we can get so busy that we don't realize our use of modern conveniences is resulting in neglect and poor modeling.
    Consumerism. Our submission to the idol of convenience often fuels the idol of consumerism. Before entering first grade, most children will have absorbed 30,000 advertisements, primarily from TV. Little wonder, then, that parents face a challenge in countering that influence. Our kids crave the coolest toys, the trendiest clothes, the hippest music and the latest technology. But parents can make matters worse by trying to keep up with playmates' or classmates' families. Rather than teaching our children to budget, spend wisely and be content with what they've been given, we bow at the altar of consumerism, which breeds greed and gluttony.
    Celebrity adulation. Our homes (and our children's bedroom walls) reveal that Christians are just as prone to celebrity worship as everyone else. We idolize famous authors, famous preachers, famous singers . . . and not always because of how God is using them, but often just because they're famous. And worse, we impart such celebrity worship to our children, encouraging their worship of the latest Christian star or singing group. Marva Dawn, in her book Reaching Out Without Dumbing Down, writes:
    Several years ago a teenager heard me speak at a youth convention, saw me in a store and begged for my autograph. I asked her why my signature was more valuable than hers. We are all equally significant members of the Body of Christ, are we not? We all have crucial parts to play in the church's ministry to the world. The church should be the last place where anyone is more important than anyone else.
    Instant gratification. My wife and I were once foster parents to six teenage boys. Our boys had come to us from the juvenile court system for various reasons, but ultimately each had the same inability to postpone gratification. Given the choice between obtaining or enjoying something now or later, they were virtually untrained and unable to choose later.
    So it is in many of the finest Christian homes today. Our children have become so accustomed to getting what they want when they want it that they find it nearly impossible to postpone gratification. Too often, they become like us. We buy things on credit simply because we want them now. We give up if we don't see quick results in dieting, studying or saving. And we are prone to take shortcuts, make decisions too quickly and value instantaneous satisfaction more than quality.

    Toss false gods

    These are just some of the idols we worship. They may be harder to recognize than a golden calf or a stone idol. They may also be harder to correct. But our modern American idols are as abhorrent to God as the idols that tempted and afflicted ancient Israel. If we don't do something about them, they will corrupt us just as they did the Israelites.
    So how do we cast down our idols? The first step is acknowledgment. We must let God show us those idols we have adopted — or adapted. And when we recognize an idol, we must choose humility and repentance (instead of defensiveness), call our pet idolatries by their proper name, sin, and confess each one to God.
    Once we are aware of an idol, we must not only refuse to bow to it any longer, but also avoid reinforcing it. We must clearly and consciously "set apart Christ as Lord" (1 Peter 3:15) in our lives and our parenting decisions.
    Finally, casting down our idols will mean giving ourselves anew to prayer and devoting ourselves to the cultivation of new behaviors. We must beg God to replace our false gods with His sufficiency. We must yield to God our allegiance to convenience. We must ask Him to cleanse us of consumerism and celebrity worship, so we might be better examples to our children. We must seek God's help in countering our children's attachment to instant gratification.
    Such steps may not be easy. But they will bear fruit in children who "shine like stars" in the midst of an otherwise "crooked and depraved generation" (Philippians 2:15).

    Versículo del día (1er Lunes de Pascua)


    "Dios mío que me refugio en ti. Por eso se me alegra el corazón, hacen fiesta mis entrañas y todo mi ser descansa tranquilo; porque no me abandonarás en el abismo, ni dejarás a tu fiel experimentar la corrupción." (Salmo 15)




    Oración: Señor, cuando me refugio en Tí aunque pase por momentos difíciles, mi interior parece un oasis de paz. En esos momentos en que estoy experimentando problemas y tribulaciones, me doy cuenta que la paz que siento, eres Tu. Eso me trae una gran alegría a mi corazón y una certeza de que solo contigo podré cargar las cruces que se me atraviesan en el camino y me tocan llevar.

    domingo, 24 de abril de 2011

    La Pascua

    jesus resucita

    Padre Jordi Rivero


    La fiesta principal de la IglesiaLa pascua es la fiesta principal y mas antigua de los cristianos. Es el corazón del año litúrgico. León I la llama la fiesta mayor (festum festorum), y dice que la Navidad se celebra en preparación para la Pascua (Sermón xvii en Exodum). 
    La pascua conmemora la Resurrección del Cordero Inmolado: Jesucristo. Manifiesta la victoria ganada en la Cruz por Jesús sobre el demonio. Los hombres estábamos bajo la esclavitud de Satanás pero en Cristo tenemos vida nueva.   
    La fiesta de la Pascua vincula el Antiguo y el Nuevo Testamento.Hay una continuidad histórica y religiosa entre La Pascua judía y la cristiana ya que Cristo murió el primer día de la fiesta judía de la Pascua, que celebra la liberación por mano de Dios del pueblo judío de la esclavitud de Egipto. 
    Tiene además un profundo simbolismo ya que la muerte de Jesucristo cumple la Antigua Ley, sobre todo en lo referente al cordero pascual que los judíos comen la noche víspera del 14 de Nisan.  Cristo, es inmolado el mismo día de la pascua judía, en que se inmolaban los corderos en el templo. Jesús es el Cordero Pascual que nos libera del pecado.  Por eso nuestra pascua, como la judía recuerda el paso de Israel por el Mar Rojo, el cordero pascual, la columna de fuego que guiaba a Israel, etc.  Pero ahora con un significado mas completo.
    La fecha de la pascu
    ¿Como se determina la fecha de la pascua y otras fiestas movibles?

    La fecha de la pascua es variable. La razón es la conexión entre la pascua judía y la cristiana. La Iglesia determina la fecha de la pascua cada año según el calendario judío que es diferente al nuestro.   
    El calendario judío es lunar (tiene 354 días y se basa en las fases de la luna) mientras que el nuestro es solar. Cada cuatro años los judíos intercalan un mes a su calendario, no según un método definido sino arbitrariamente por orden del Sanedrín. 
    Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan, o sea el 14 por la noche. (Nisan es el primer mes del calendario judío). Jesús celebró la pascua (la última cena) según la costumbre judía la víspera de la Pascua, o sea, el 14 de Nisan. Murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el 17 de Nisan. Resulta que en aquel año el 15 de Nisan cayó en viernes y por lo tanto el 17 de Nisan cayó en domingo (que en aquella época no se llamaba "domingo"). 
    La diferencia entre los calendarios (judío y romano) dio lugar a numerosas controversias sobre la fecha para la celebración de la pascua. Los judíos cristianos continuaron usando el calendario judío para la pascua. Celebraban la pasión el 15 de Nisan y la pascua de resurrección el 17 de Nisan (fuese o no domingo ese año). En el resto del imperio, sin embargo, se tomó en consideración que Jesús históricamente resucitó el domingo. Celebraban basado en el domingo, fuese o no ese año el 15 de Nisan. Además, todos los domingos se celebra a la fiesta de la Resurrección.
    Pero quedaba un problema: ¿Cual domingo preciso escoger para la celebración anual de la pascua?. No todos los cristianos celebraban el mismo día la pascua. Ya desde el siglo III se consideraba que, según el calendario romano, Jesús murió el 25 de Marzo y resucitó el 27 (Computus Pseudocyprianus, ed. Lersch, Chronologie, II, 61). Algunos obispos celebraban la pascua según esas fechas fijas. La Iglesia Romanabasada en la autoridad de San Pedro y San Pablo celebraba la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena después del equinoccio de primavera. Este domingo siempre cae entre el 22 de Marzo y el 25 de Abril.
    El Primer Concilio de Nicea (325) decretó que la práctica romana para determinar el domingo de Pascua debe observarse en toda la Iglesia. En referencia al domingo de pascua se calculan las otras fiestas movibles del calendario litúrgico.
    La Iglesia ortodoxa celebra la pascua otra fecha, según el calendario Juliano (ortodoxo ruso).
    La temporada de la Pascua
    Siendo la fiesta mas importante de la liturgia, la pascua se celebra por 50 días, desde el domingo de Pascua hasta Pentecostés.  Según la liturgia actual, la cuaresma termina en la tarde del Jueves Santo con la liturgia de la Cena del Señor que da comienzo al Triduo Pascual.  El Viernes Santo se hace el "ayuno pascual" que se continúa el sábado santo, preparatorio a la gran celebración pascual .  El triduo culmina en la Vigilia Pascual del sábado por la tarde.
    Los primeros ocho días de la pascua constituyen la octava  y se celebran como solemnidades del Señor. 
    El agua bendecida en la Vigilia pascual se usa para los bautismo en toda la temporada de pascua. 
    En el día 40 de la pascua se celebra la ascensión del Señor y los 9 días de la ascensión a Pentecostés (la novena original) son días de intensa preparación para la venida del Espíritu Santo. 

    Teens and Eating Disorders: Common Risk Factors


    While sports can benefit students, those in which size, speed, and weight are stressed can be a set-up for unhealthy eating.

    • Pressure in Sports
    • low self-esteem, inadequacy, anxiety
    • definition of self in terms of appearance
    • being overweight
    • feeling helpless and in need of having control
    • difficulty in managing emotions
    • social anxiety and lack of social skills
    • genetic predisposition (family history)
    • pressure in sports
    While school sports and other athletic endeavors can benefit students in many ways, sports in which size, speed, and weight are paramount can be a set-up for disordered eating. Well-meaning parents and coaches who place undue pressure on teens can exacerbate the problem.
    Sports that present the highest risk for developing eating disorders include:
    • gymnastics
    • distance running
    • figure skating
    • ballet
    • wrestling
    • jockeying
    • rowing
    • cross-country skiing
    • diving
    • swimming
    Here, gender makes a big difference. Male athletes often do not experience the same emotional bondage many females do. A girl's identity and self-worth can become closely tied to her success at shedding pounds. For boys, a certain weight may be just a goal to meet in order to do well athletically.
    But even if most boys don't get psychologically addicted to losing weight the way girls do, they still need to be careful not to do permanent harm to their bodies thorough unhealthy dieting. And it's worth noting that boys are not immune to developing an eating disorder. About one out of every 10 individuals with an eating disorder is male.
    If your son or daughter chooses to participate in these "risk sports," do all you can to help him or her maintain a healthy lifestyle. If your own competitive edge keeps you from being objective in the matter, help your teen to develop an accountability relationship with a school counselor, youth leader or school nurse who can give feedback regarding his or her health.
    No matter what risk factors apply to your teen, whether they be pressure from sports or from other areas of life, be alert (not paranoid, but aware) and take steps now that may prevent the development of an eating disorder.