sábado, 12 de marzo de 2011

What Is True Love?



Cheryl Dickow explores Agape Love as seen in marriage.
by Cheryl Dickow | Source: Bezalel Books

What is true love? 

There are seemingly so many different kinds of “love” that it is impossible to answer this question without looking to God’s own example.

I can say that I “love” my car but that is because it is dependable and gets me through the Michigan winters. I might say that I “love” my job but that is because it allows me to research and contemplate the things of my heart. On occasion I have even been heard saying that I “love” my household chores because I recognize what a gift it is that I have a home that needs cleaning.
On the other hand 
I certainly don’t “love” my dentist because every smell and sound in his office makes me cringe. Nor is my ophthalmologist held in any “loving” esteem because she continues to tell me that my eyesight is getting worse with each passing year. Although I truly appreciate their dedication that allows me to enjoy good health, I still can’t say I love either of them.

But my husband

I love him so much that the word “love” seems lacking; only touching the surface of what he means to me. I love him more today than when I married him twenty-two years ago. Would I have even imagined, on my wedding day, that it would be possible to love John more? No. And yet there it is! It happened, but not overnight. Slowly, eventually over the years our love has grown into a deep mutual respect and admiration; a renewed understanding of the beauty of our vows and a renewed commitment.

And my children, they are loved to a degree that I didn’t think humanly possible. Does that translate into a carefree life with my husband and children? Unfortunately, it doesn’t.

But that takes me back to my original question…What is true love?

When I proclaim that I love my husband and my children am I always enamored of them? No, I can’t say that I am. Yet I can say with all certainty that I love them. So love must be more than a feeling, right? Definitely. I know this because even in the depths of exhaustion I will whip up anything my oldest son wants to eat or I will, in the five minutes before we are leaving, iron the shirt my husband sheepishly hands to me. My commitment to my family carries me through when my feelings wane.

And the same can be said of John. My husband’s commitment to our family is above reproach. I may be the only female in the house but I’ve given him a run for his money. And I am able to say that my sons have been brought up in a home where their father bears witness to his family commitment every single day, in big and in small ways. And, God bless John, we seem to have given him plenty of tests of his fortitude! In our little family of five we’ve weathered lots of hurt and sorrow along with our fair share of joy and triumph.

All this isn’t to say, however, that “feeling” isn’t part of love but to say that “commitment” is as well. Both are necessary on the roller coaster ride of loving another human being, of having a loving family.

Did my love for my husband start with pheromones and heart palpitations? Definitely; but those things have their time and place. I can also remember dating my husband and watching him with his nieces and nephews and witnessing his commitment to family. Contrary to the pop culture view of love that our children are inundated with, those initial feelings of giddiness and abandon MUST give way to a conscious commitment.
But even the commitment ebbs and flows 
It is ridiculous to say that we each can be “on” 100% of the time. This is why we become one in marriage, so that as the tides of feeling and commitment run their natural courses, together as a married couple we are able to withstand the undercurrent that might otherwise pull us down.

What does God teach us about love? God’s love is often called “Agape Love.” It is a love that could send a most beloved Son to the world for crucifixion. It is completely selfless and cannot be earned, bought, traded, or sold. Agape love is unconditional love. But is it a feeling? God’s love towards us is not a feeling but fully a commitment supported by the term ‘unconditional.’ However, when it comes to our personal relationships, God must surely know and even expect that our emotions do come into play but it is His commitment to us that He must hope we will mirror to one another. As any of us can attest, without the commitment aspect of love in our human relationships, there would be no endurance of time.

God’s love for us, His creations, reflects His commitment to us. As soon as sin entered the Garden, God planned for our salvation. Why? Because of His commitment to us. Consider in the everyday existence of your marriage the times when hurt, pain, frustration or even anger are the emotions with which you are experiencing. If you made your decisions about your marriage based upon those emotions, your marriage would not survive.

Then, of course, the next day or a week later, your emotions change. You’ve experienced a reconciliation of sorts, maybe a box of candy or a long talk helped move your emotions from one area to another, and now you are back “in love.” Throughout the years this sort of emotional roller coaster begins to break down and sooner or later everyone chooses to get off. This is why God’s example of complete commitment should be the key factor in our earthly marriages. When we make the conscious decision to commit ourselves to our marriages, we are making a conscious effort to reflect God’s love (a.k.a. commitment) to our spouse.

We have loads of feelings about things but it is our commitment to God and the ways of God that will keep us in the race for the long haul. It is understanding what commitment entails that will brighten our marriages and bring pleasure to our lives. The beautiful thing about committing oneself to God is that there are immediate and eternal rewards. All of our relationships are better and more fulfilling. Our marriages strengthen and heal, when necessary. Our homes are more peaceful and filled with joy. Our jobs, both in and outside of our home, are seen as blessings and our circumstances are understood as gifts for our own edification. Undoubtedly, learning about commitment from God makes our world a better place.


Cheryl Dickow is a Catholic publisher, author, and speaker. To find out about her services, visit 
www.BezalelBooks.com or write her at Cheryl@BezalelBooks.com

La Castidad X

Castidad y homosexualidad
2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados". Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.
2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición. 
2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

viernes, 11 de marzo de 2011

La Castidad IX

Las ofensas a la castidad 
2351 La lujuria es un deseo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión.
2352 Por masturbación se ha de entender la excitación voluntaria de los órganos genitales a fin de obtener un placer venéreo. "Tanto el Magisterio de la Iglesia, de acuerdo con una tradición constante, como el sentido moral de los fieles, han afirmado sin ninguna duda que la masturbación es un acto intrínseca y gravemente desordenado". "El uso deliberado de la facultad sexual fuera de las relaciones conyugales normales contradice a su finalidad, sea cual fuere el motivo que lo determine". Así, el goce sexual es buscado aquí al margen de "la relación sexual requerida por el orden moral; aquella relación que realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la procreación humana en el contexto de un amor verdadero".
Para emitir un juicio justo acerca de la responsabilidad moral de los sujetos y para orientar la acción pastoral, ha de tenerse en cuenta la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales que reducen, e incluso anulan la culpabilidad moral.
2353 La fornicación es la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio. Es gravemente contraria a la dignidad de las personas y de la sexualidad humana, naturalmente ordenada al bien de los esposos, así como a la generación y educación de los hijos. Además, es un escándalo grave cuando hay de por medio corrupción de menores.
2354 La pornografía consiste en dar a conocer actos sexuales, reales o simulados, fuera de la intimidad de los protagonistas, exhibiéndolos ante terceras personas de manera deliberada. Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio. Es una falta grave. Las autoridades civiles deben impedir la producción y la distribución de material pornográfico.
2355 La prostitución atenta contra la dignidad de la persona que se prostituye, puesto que queda reducida al placer venéreo que se saca de ella. 
El que paga peca gravemente contra sí mismo: quebranta la castidad a la que lo comprometió su bautismo y mancha su cuerpo, templo del Espíritu Santo. La prostitución constituye una lacra social. Habitualmente afecta a las mujeres, pero también a los hombres, los niños y los adolescentes (en estos dos últimos casos el pecado entraña también un escándalo). Es siempregravemente pecaminoso dedicarse a la prostitución, pero la miseria, el chantaje, y la presión social pueden atenuar la imputabilidad de la falta. 
2356 La violación es forzar o agredir con violencia la intimidad sexual de una persona. Atenta contra la justicia y la caridad. La violación lesiona profundamente el derecho de cada uno al respeto, a la libertad, a la integridad física y moral. Produce un daño grave que puede marcar a la víctima para toda la vida. Es siempre un acto intrínsecamente malo. Más grave todavía es la violación cometida por parte de los padres (Cf. incesto) o de educadores con los niños que les están confiados.

Versículo del Día

Jesús les respondió: “¿Cómo pueden llevar luto los amigos del esposo, mientras él está con ellos? Pero ya vendrán días en que les quitarán al esposo, y entonces sí ayunarán”.  Mateo (9, 14-15)

Oración: Señor, el ayuno es muy eficaz para el recojimiento, la humildad, fortalecer la voluntad y obtener gracias. Muchas personas me dicen que no pueden o no son capaces de hacerlo. Les cuesta mucho trabajo. Yo entiendo esto y pienso que no solo es buena idea dejar cosas en esta Cuaresma sino adicionar. Hay muchas cosas que se pueden hacer: ir a misa diaria, mejorar el tiempo y calidad de oración, hacer obras de misericordia, perdonar. Adicionar también es dificil pero es un ayuno bueno para el corazón.

jueves, 10 de marzo de 2011

La Castidad VII

«El que la castidad prematrimonial sea perjudicial a la salud es ya un mito descartado hace tiempo por la ciencia médica y la psicología, y algo en que sólo tratan de creer los que buscan una excusa para no ser castos.
»Para Freud toda neurosis era de origen sexual. Hoy sus mismos discípulos no sostienen esta doctrina.
»Adler afirma: “No siendo verdad que la libido reprimida sea causa de la neurosis, el dar salida al instinto sexual no cura por sí mismo esta neurosis”.
»La castidad educa la voluntad por el vencimiento que supone. Una educación que no exige esfuerzos, conduce a la anarquía, no forma adultos sino desequilibrados, sin aptitud para hacer frente a las dificultades de la vida.
»El vencimiento propio es indispensable para la formación del ser humano. Decir que los impulsos sexuales son irresistibles no es científico.
»La biología moderna declara que los reflejos genitales pueden dominarse con el ejercicio de la voluntad.
»El poder del espíritu sobre el cuerpo, de lo psíquico sobre lo físico es muy grande. Esto lo confirma la psicología actual» .
-MANUEL VIERA: Vida sexual y psicología moderna, VI, 1. Ed. Mensajero. Bilbao

Versiculo del dia

Jesús dijo "¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si se pierde a sí mismo o se destruye?”Lucas (9, 22-25)

Oración: Señor, tendré numerosas tentaciones este mismo día pero escojo la vida eterna y no la muerte. Tu me pides vivir como cristiano y así escojo hacerlo. De qué me sirve ganarme todo el mundo entero si pierdo mi alma?

miércoles, 9 de marzo de 2011

La Castidad VI

La castidad es fácil de guardar...
Lo que es imposible es guardar la pureza de cuerpo sin guardarla también de corazón y de pensamiento.
-Antonio Royo Marín, O.P: Teología  Moral  para  seglares, 1º, 2ª, II, nº 492s. Ed.BAC.Madrid.
Si se busca el auxilio de la gracia de Dios, y se fortifica el alma con los sacramentos de la confesión y la comunión.
El mejor consejo que se puede dar al que ha empezado a rodar por la pendiente del vicio es comunión frecuente y confesión con un Director Espiritual fijo.
Es un remedio seguro para corregirse y salir del pecado. No hay pecador que resista.
El sacramento de la confesión, además de ser un remedio curativo, es un remedio preventivo.
La Comunión y la Dirección Espiritual dan fuerza y luz para obrar con eficacia.

«Se puede, por tanto, hablar, y hay que hacerlo, de un imperativo de la pureza que se impone a los novios, no como una coacción penosa cuya única finalidad sería crearles molestias, sino como una fuerza interior que vivifica el amor elevándolo y manteniéndolo en un plano superior.
»Esta pureza pretende estar libre de todo desprecio hacia el cuerpo y se basa, al contrario, sobre el respeto soberano a la carne, a la que restituye su equilibrio, eliminando los elementos de defección que son un peligro para ella.
»En cuanto al amor mismo, lo consolida; y prepara así la felicidad de que gozará la pareja cuando se halle ligada por la vida común».
CHARBONNEAU: Noviazgo y felicidad, VI, 3. Ed. Herder. Barcelona, 1970

Versículo del Día

 Jesús dijo: “Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará." Mateo (6, 1-6. 16-18)


Oración: Señor, mi vida de oración solo nos interesa a Tí y a mí.  Orar es una comunicación íntima Contigo y es un momento que debe ser sagrado. No me parece coherente estar predicando cuando mi vida en si debe ser una eterna oración. Mi vida de oración no es la mejor. Tengo mucho que aprender y mucha disciplina que aplicar. Enséñame a llevar una vida de oración cuerda y permanente.

martes, 8 de marzo de 2011

La Castidad V

Sobre la explotación de la sexualidad
«La explotación de la sexualidad por sí misma y sobre todo, con el único fin de conseguir la satisfacción sexual, es funesta, tanto para la vida individual como colectiva» -Varios autores: Sexualidad y vida cristiana, 3ª, VI. Ed. Sal Terrae. Santander, 1982.
Aunque los pornócratas, para defender su negocio, dicen que la virginidad ha dejado de ser virtud y nos presentan la fornicación, la homosexualidad y la masturbación como cosas naturales, por encima de todas las palabras de los hombres está la ley de Dios que nos señala lo que es bueno y lo que es malo.

Hoy se oyen con frecuencia palabras de menosprecio hacia la virginidad. Generalmente provienen de personas que la han perdido. Como en el cuento de la zorra y las uvas, es natural menospreciar lo que uno no es capaz de conseguir.  Pero las joyas no pierden valor porque haya personas que son incapaces de apreciarlas.

«Si hubiéramos de responder ateniéndonos a duros hechos externos que definen masivamente nuestra sociedad, tal vez hubiéramos de concluir que, a juicio de muchos, la castidad, hoy, es todo lo contrario de un valor: es un antivalor que hay que arrumbar para siempre. Si fue un valor, hoy es un lastre.

»Pero si la respuesta la damos analizando la naturaleza misma de la castidad, contrastada con el concepto filosófico del valor para el hombre, entonces hay que concluir que la castidad es un valor, un valor por sí mismo, primario y absoluto por su bondad intrínseca y por la conveniencia esencial con la naturaleza humana.

»Acaso todo depende del concepto que tengamos de castidad. Si la entendemos como una represión, una mutilación, un comportamiento negativo, una actitud desnaturalizante, entonces no es ni puede ser un valor.

»¿Qué es entonces la castidad? Sencillamente, la castidad es el ordenamiento de la potencialidad sexual del hombre en consonancia con su condición específica de persona racional, inteligente y autodeterminativa...

»Ser un esclavo de los instintos en el campo sexual, le convierte en animal, lo desnaturaliza de su condición de persona libre y de su condición de sujeto autodeterminativo. Usar mal de la capacidad sexual, es una traición a la sexualidad humana.

»Al ser la castidad la recta ordenación de las fuerzas sexuales y de la afectividad en el hombre en consonancia con los fines específicos de la sexualidad y con la condición integral de la persona como ser inteligente y dueño de sus instintos, no cabe duda que la castidad perfecciona al hombre en su misma condición de hombre.

»Una perfección en lo esencial siempre es un bien. El bien, en sus múltiples formas, es un valor.

Versículo del Día

Jesús dijo: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial. Mateo (6, 1-6. 16-18)

Oración: Señor, el ayuno, las penitencias y la oración son solo productivas si no las hago para el público sino para Tí. No sirve de nada estar haciendo ritos que a la larga son vacíos porque los hago con "sufrimiento" y para que me vean.  En esta época de obras de piedad, te pido que me des fortaleza, discreción y voluntad para practicarlas. 

lunes, 7 de marzo de 2011

¿Por qué agradecer?

P. Santiago Martín F.M.
 Cuando a una persona cualquiera, creyente o no, se le exige algo, especialmente si esa exigencia implica sacrificio, lo primero que surge es una pregunta: ¿Por qué tengo que hacerlo?. La pregunta por el por qué es instintiva en el hombre y marca y condiciona su comportamiento ético. Para una espiritualidad como la de los Franciscanos de María, centrada en el agradecimiento, lo primero, por lo tanto, es intentar responder a esa pregunta. La respuesta no puede ser más que una: porque Dios te ama.
      Dios es amor. Esta es la gran afirmación del cristianismo. La que está en el origen de todo, la que motiva la vida del cristiano, su actuación moral. La “buena noticia” que desde hace dos mil años se proclama a cada hombre es ésta: “Dios te ama. Tú eres importante para Dios. Eres tan importante que, además de todas las cosas que te ha regalado, ha nacido y ha dado la vida por ti”. Pero esta “buena noticia” a veces parece entrar en contradicción con la realidad, como sucede cuando aparece la enfermedad, la ruptura familia, la muerte y, en general, el sufrimiento. El hombre, por mucha fe que tenga, se cuestiona en ese momento dónde está Dios y cómo es posible que si le ama permita que le suceda lo que le sucede. A estas “crisis” de fe se les hace frente con más posibilidades de éxito si se ha profundizado lo suficiente en el amor de Dios o, lo que es lo mismo, si se ha experimentado ese amor divino y se ha reflexionado sobre él. Por lo tanto, para hacer frente a las dudas de fe lo mismo que para llevar a la práctica las hermosas pero difíciles exigencias éticas del cristianismo, es necesario un trabajo previo, de largo recorrido, que implique profundizar en los motivos de agradecimiento que tenemos para con Dios. “Dios me ama”, es una afirmación hermosa y muy consoladora, pero no basta con expresarla, sino que hay que saber decirse a uno mismo, y también decir a los demás, por qué es verdadera. En las “escuelas de agradecimiento” se va profundizando, mes a mes, en ese amor de Dios por todos y por cada uno de los hombres. De esta forma, se dan argumentos que refuerzan la convicción personal de que no se es indiferente a Dios sino que, por el contrario, el Señor quiere a cada hombre con un amor infinito, incluso aunque en un momento concreto de la vida humana, se pueda estar en el túnel oscuro y aparentemente sin salida del sufrimiento. Sólo cuando uno está convencido de que Dios le ama y le ama mucho, puede contestarse a sí mismo a la pregunta del por qué tiene que estar agradecido a Dios y del por qué tiene que amar a Dios. Sólo entonces llegará el momento de contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo tengo que amar a Dios?

Versículo del Día

 Dios dijo: ‘No comerán de él ni lo tocarán, porque de lo contrario, habrán de morir’ ”. Génesis(2, 7-9; 3, 1-7)

Oración: Señor, hoy me pregunto por qué el hombre tiene una tendencia a desobedecerte cuando lo único que en realidad trae la paz es estar Contigo? Por qué cuesta tanto trabajo seguirte? Por qué insistimos en rebelarnos y en llevar la contraria de lo que enseña la Iglesia? El ser humano es terco, obstinado y rebelde. No se da cuenta que el no seguirte trae un caos indescriptible y luego está pidiéndote auxilio pues todas nuestras acciones traen consecuencias. Las tentaciones nos acechan y la voluntad es débil. Ayúdame a tener voluntad férrea y tener el coraje para seguirte y ser firme en mi fe!

La Castidad IV

La fuerza para lograr la castidad es Cristo

Cardenal Stafford
«Muchos de cuantos aún están influenciados por las teorías mecanicistas del siglo XIX piensan que las enseñanzas de la Iglesia sobre lo relativo a la virtud son horribles, y en particular rechazan sus enseñazas sobre las virtudes de la castidad y de la pureza. Se burlan de la observancia del sexto mandamiento como causa de perturbaciones emocionales, afirmando incluso que es repugnante y contraria a la naturaleza».
El cardenal afirma que el Misterio Pascual de Cristo y el Bautismo de cada uno proporcionan la base y la motivación para la práctica de la virtud de la pureza y de todas las demás virtudes.
«San Pablo enseñó exactamente la misma norma cuando escribió: “Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús (...) a que viváis para agradar a Dios, según aprendisteis de nosotros, y a que progreséis más... Porque ésta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os alejéis de la fornicación”(1 Ts 4, 1-3)».

«En todo el Nuevo Testamentola práctica de la virtud estaba basada en la manifestación del eskaton, esto es, en la obra de salvación de Jesús a través de Su muerte y resurrección»
«Santa María Goretti (mártir) percibió que la pureza está íntimamente ligada a la dignidad del cuerpo humano. Era consciente de que la Iglesia enseñaba que el cuerpo debía resucitar glorioso. En unión con la Iglesia profesaba todos los domingos: “Creo en la resurrección de la carne (del cuerpo)”. Dio testimonio de este misterio: que la Encarnación y Resurrección de Jesús constituyen las verdaderas leyes de la naturaleza, de la carne y del físico»

domingo, 6 de marzo de 2011

La Castidad III

Hay que entrenarse
Juan Pablo II a los jóvenes 

«Los que os hablan de un amor espontáneo y fácil os engañan. El amor según Cristo es un camino difícil y exigente. El ser lo que Dios quiere, exige un paciente esfuerzo, una lucha contra nosotros mismos. Hay que llamar por su nombre al bien y al mal». -Lourdes el 15 de agosto de 1983

«¿Quieres encerrarte en el círculo de tus instintos? En el hombre, a diferencia de los animales, el instinto no tiene derecho a tener la última palabra». -Rímini (Italia), agosto de 1985

Muchos quieren liberarse de la moral católica que consideran represiva, y lo que hacen es caer en la esclavitud del pecado que degrada al hombre. El yugo de Cristo es suave y ligero, si se lleva con amor y voluntad corredentora. Cf. Mateo, 11,28ss
La sexualidad ha de ser vivida bajo el signo de la cruz y la redención. Y desde esta perspectiva había que interrogarse sobre el valor positivo de la abstinencia sexual durante el noviazgo .-R. SIMÓN: Una educación sexual dinámica, Colofón.  Ed. FAX. Madrid
En la vida hay que entrenarse.
Entrenarse es hacer un esfuerzo cuando no hace falta, para saber esforzarse cuando haga falta.
El que no sabe decir no cuando pudiera decir sí, no sabrá decir no cuando tenga que decir no.
El que no sabe privarse de lo lícito por ensayo, no sabrá privarse de lo ilícito cuando sea necesario.
-EDUARDO ARCUSA, S.I.: Eternas Preguntas, VIII, 4. Ed. Balmes. Barcelona.
Si no vigilas tu imaginación y tus pensamientos, es imposible que guardes castidad.
El apetito sexual es sobre todo psíquico.
Si no se arrancan las raíces de la imaginación es imposible contener las consecuencias en la carne.  Por eso es necesario saber dominar la imaginación y los deseos.
El apetito sexual aumenta según la atención que se le preste. Como los perros que ladran cuando se les mira, y se callan si no se les hace caso.

La pureza no puede guardarse sin la mortificación de los sentidos.
Quien no quiere renunciar a los incentivos de la sensual vida moderna, que exaltan la concupiscencia, es natural que sea víctima de tentaciones perturbadoras, y que la caída sea inevitable.

La pureza no se puede guardar a medias.
Con nuestras solas fuerzas, tampoco; pero con el auxilio de Dios, sí.
Quien -con la ayuda de Dios- se decide a luchar con todas sus fuerzas, vence seguro.
No es que muera la inclinación, sino que será gobernada por las riendas de la razón.