viernes, 21 de enero de 2011

Lo que Significa Ser Macho



Angela Marulanda, Autora y Educadora Familiar
Así como en las labores del hogar los padres de las nuevas generaciones han sido capaces de desafiar varios mitos machistas y hoy son muchos los que cuidan niños y comparten tareas domésticas antes exclusivas de la mujer, en lo emocional el cambio ha sido poco.
Parece que la teoría de que ser machos es resistirse a manifestar lo que sienten todavía tiene más peso que lo que dicen los científicos sobre la importancia de validar los sentimientos para gozar de una buena inteligencia emocional. Como desde hace mucho la cultura machista ha insistido que los hombres son más viriles si son recios e insensibles, se les anima a usar la fuerza y valorar el intelecto pero a devaluar las emociones y sentimientos. Así, se acostumbraron a racionalizarlos para no sentirlos.
Aun cuando muchos hombres ya pueden expresar ciertas emociones que les estaban vetados (como la ternura o el afecto), otras tan fundamentales como la tristeza todavía se les prohíbe, con argumentos tan absurdos como "los hombres no lloran".
Lo grave es que la única forma de impedir que los hombres expresen el dolor con llanto es que no lo sientan ni lo validen, lo que significa desconectarse de sus emociones. Y como éstas son una voz que surge desde el fondo del corazón para decirnos si debemos acercarnos o alejarnos, hacer o no hacer, decir o a callar, ignorarlas es como andar con los ojos vendados. Quizás por eso muchos hombres van a tumbos por la vida en lo que se refiere a asuntos sentimentales, y andan perdidos tratando de descifrar con la cabeza lo que dice su corazón en un lenguaje incomprensible para el intelecto. Me pregunto si no es por esto que la vida afectiva de muchos es tan inestable y que hay tantos que no saben a quién quieren ni qué quieren.
No es fácil para los hombres cambiar algo tan arraigado como el veto impuesto por el machismo a expresar aquellas emociones que evidencien su vulnerabilidad. Un primer paso puede ser redefinir el concepto de macho como aquel hombre que tiene la valentía de expresar lo que siente a pesar de lo que digan los demás. Es urgente permitirle a los hijos que lloren sin calificarlos de "nenas" para que dejen de creer que son más hombres si son más insensibles.
Los sentimientos son nada menos que lo que nos vincula con nuestros semejantes, y por ello al validarlos en los hijos estamos enriqueciendo su capacidad para establecer una unión más profunda y estable con sus seres queridos. Aquellos que nos hacen más vulnerables, como el dolor y el amor, son precisamente los que nos hacen más compasivos, más cálidos y por ende más humanos. Sentir intensamente no sólo implica sufrir intensamente, sino ante todo, amar y vivir más plenamente.
www.angelamarulanda.com
angela@angelamarulanda.com

Versículo del Día

Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Ya nadie tendrá que instruir a su prójimo ni a su hermano, diciéndole:
“Conoce al Señor”, porque todos me van a conocer, desde el más pequeño hasta el mayor de todos, cuando yo les perdone sus culpas y olvide para siempre sus pecados. (Hebreos 8:6-13)


Oración: Señor, yo quiero que todo el mundo te conozca y te reconozca. Qué alegría me da cuando veo personas que les cambia la vida cuando lo hacen. No dejan de tener problemas, sino que las cruces dejan de ser tan pesadas cuando se cargan Contigo. Los problemas se entienden, se aceptan y aunque sigue existiendo el dolor, el sufrimiento disminuye. Hoy te agradezco porque he visto milagros en las vidas de muchos cerca de mí. GRACIAS!!!:-)

jueves, 20 de enero de 2011

¡Sin esfuerzo no hay ganancia!


Por Angela Marulanda, Autora y Educadora Familiar
No cabe duda que todo en la vida tiene un precio y que entre más lejos aspiremos a llegar, mayor será el costo en términos del esfuerzo requerido para lograrlo. Sin embargo, como en la sociedad "light" de nuestros días todo es trivial y se impuso el facilismo, están desapareciendo el esfuerzo y la capacidad de lucha de la lista de virtudes que se procura cultivar.
Dentro de esta filosofía de lograr más haciendo menos y obtener todo a cambio de nada se están formando las nuevas generaciones. Su vida es cada vez más fácil: ya no tienen que hacer tareas a mano porque para eso cuentan con una computadora; ya no tienen que caminar unas cuadras porque su mamá es a la vez chofer; ya no tienen que desgastarse investigando preguntas complicadas porque para eso está la internet, y ya no tienen que responder por los problemas en que se meten porque de eso se ocupan sus papás. Y así sucesivamente.
Lo grave es que al facilitarles la vida a los hijos en realidad se las estamos complicando. Las perspectivas para el futuro, aún para quienes "lo tienen todo", no son muy prometedoras si no están muy bien equipados para arreglárselas en condiciones adversas como las que tendremos que seguir viviendo.
De tal manera que el viejo lema de "goce primero y pague después" no vale. Nuestros hijos tienen que pagar primero para poder gozar después si quieren hacer de su vida algo que valga la pena. En efecto, en primer lugar tienen que trabajar duro y aprender a superar los escollos, a perseverar ante las contrariedades, a crear sus oportunidades y a no sucumbir ante una puerta cerrada sin decidirse a empujarla para que se abra. Sólo así podrán gozar luego de la dicha que significa alcanzar sus sueños, no a base de intrigas o favoritismos, sino como resultado de su propio mérito.
Ascender es más difícil que descender, pero son los caminos en ascenso los que nos llevan a la cima. Allá no necesariamente llegarán los que están a la cabeza sino ante todo los que caminen con más fuerza. Y así como la fuerza física se desarrolla haciendo mucho ejercicio, la fortaleza interior se desarrolla esforzándonos para superar los desafíos que encontramos en el trayecto hacia la cumbre. El esfuerzo fortalece la voluntad, templa el carácter y ennoblece el corazón. Y convierte los sueños en realizaciones y las buenas intenciones en causas nobles, mientras que nos llena de esa profunda satisfacción resultante de sentirnos capaces de superar el desafío de dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos.
www.angelamarulada.com
angela@angelamarulada.com

Versículo del Día

Hermanos: Jesucristo tiene un sacerdocio eterno, porque él permanece para siempre. De ahí que sea capaz de salvar, para siempre, a los que por su medio se acercan a Dios, ya que vive eternamente para interceder por nosotros. hebreos (7, 23—8, 6)

Oración: Señor, con esta afirmación como no estar feliz? Cómo no sentir la certeza que acompañas mis pasos si lo veo a diario en mi vida, en la vida de quienes están contigo? Te amo Jesús y hoy quiero simplemente darte gracias por encontrarme cuando estaba tan perdido.

miércoles, 19 de enero de 2011

Versículo del Día

 Jesús dijo al tullido: “Levántate". Marcos (3, 1-6)

Oración: Señor, yo soy tullido cuando me estanco en mi vida y me dejo agobiar por un obstáculo, una enfermedad, un problema económico, físico o emocional. Tu quieres que a pesar de mis cruces me levante y siga pero Contigo. Eso de por si es un milagro y debo seguir adelante, optimista, buscando ánimo aunque pareciera no tenerlo. Ayúdame, Señor. Dame el ánimo que necesito para levantarme!!

martes, 18 de enero de 2011

Los amigos son bendiciones



Por Angela Marulanda, Autora y Educadora Familiar
Es maravilloso que haya una fecha especial para celebrar algo tan valioso como la amistad, ese don exclusivo de los seres humanos que nos permite tejer vínculos profundos con personas con quienes lo único que nos une es un sincero y mutuo aprecio. Los verdaderos amigos son la familia que construimos en base a los dictados del nuestro corazón no de nuestra sangre, ya que mientras que el destino nos escoge a los parientes, nosotros escogemos las amistades.
Una verdadera amistad es ante todo una fuente de afecto y reconocimiento vital para la mayoría de las personas. Todos necesitamos no sólo sentirnos amados por los demás sino ser necesitados por ellos. Y los amigos son personas con quienes establecemos una relación tan significativa que valida nuestra importancia en el mundo, a la vez que nos suple de una dosis fundamental de cariño y compañía.
Más importante que la mano que nos tiende cuando más la necesitamos o la sonrisa amable que nos ofrece un amigo o amiga en esos días oscuros en que parece que nunca volverá la luz, es el profundo regocijo que sentimos cuando alguien confía en nosotros y está dispuesto a abrirse a nuestra amistad, ya que esto significa que nos valora como personas.
Uno de los aspectos más positivos de una buena amistad es que hace aflorar lo más bello que hay en nosotros. Como la amistad es producto de una decisión voluntaria, tenemos que ganárnosla ofreciendo lo mejor de nosotros mismos. Así, los amigos nos abordan por nuestra mejor cara y son como espejos que reflejan nuestros rasgos más amables, animándonos en esta forma a dar lo mejor de nosotros mismos. Además, su amistad nos permite vernos con un nuevo par de ojos y entendernos con una forma distinta de pensar. Su aprecio y aceptación a menudo hace posible que nuestras debilidades se redefinan como fortalezas, que nuestros errores se vuelven experiencias de aprendizaje y que se disipen las dudas sobre nuestro valor personal. Quizás por esto se ha dicho que los seres humanos florecemos en la compañía de otros y que necesitamos de ellos para ser mejores personas.
Me pregunto cómo serían de gratas nuestras relaciones con la familia si abordáramos a nuestros seres queridos con el mismo espíritu con que abordamos a nuestros amigos! Si los tratáramos con el respeto, paciencia y comprensión con que solemos tratar a nuestras amistades, la vida en familia sería tan inolvidable como los momentos compartidos con nuestros mejores amigos.


www.angelamarulada.com
angela@angelamarulada.com

Versículo del Día


El Señor se acuerda siempre de su alianza. Salmo 110

Oración: Señor, me acuerdo más bien yo, de mi alianza contigo al ser cristiano? No quiero ser cristiano solo porque nací cristiano, porque hice la primera comunión, y/o me casé por este rito. Quiero acordarme de la alianza que hice contigo el día que te conocí de verdad, el día que me dí cuenta que mi vida tendría más sentido Contigo a mi lado. Hoy quiero reiterar esa alianza, ese convenio que no me amarra sino que me libera y me ayuda a ser quien soy hoy.

lunes, 17 de enero de 2011

LOS HIJOS QUE NO NOS GUSTAN


Por ANGELA MARULANDA, Educadora Familiar
Hay niños adorables y que se ganan el cariño de todo el que los conoce, como también hay otros que tienden a generar una animadversión bastante generalizada pues su disposición hacia los demás es a menudo de rechazo e inconformidad. Aunque se suele creer que estos niños son "difíciles por naturaleza", la razón de fondo para sus actitudes negativas no es innata a su personalidad.
Estos últimos niños son por lo general hijos que no fueron deseados, que nacieron en un mal momento, o que no resultaron ser como lo que esperaban sus papás (es rebelde, es desaplicado, es gorda; es muy tímido, es fea, fue niño y querían una niña, etc.)
Esto se traduce en que son niños cuyo papá o mamá (o ambos) no gustan de ellos. Debido a que es inconcebible que los padres puedan albergar tales sentimientos hacia un hijo ya que ve como una terrible deformación del amor materno o paterno, es muy difícil que ellos acepten que lo rechazan. Y aunque lo nieguen y traten de disimularlo, el niño se da perfecta cuenta de que lo repudian porque las actitudes de sus padres dicen más que sus palabras.
Lo grave es que los hijos rechazados disfrazan la angustia y dolor de haber decepcionado a sus papás con distintas máscaras: la prepotente, el que nada le importa, la que no se deja de nadie, el bueno para nada, la problemática, etc. Esto hace que cada vez se les rechace más y que se les ratifique que son indeseables. Pero en el fondo de su corazón son tan sólo niños adoloridos, inseguros, avergonzados y que perciben el disgusto que sienten uno o ambos padres por ellos.
No será difícil entender que haya padres que rechacen a un hijo si comprendemos que son humanos y traen una historia personal de carencias, miedos e inseguridades. Sus propias limitaciones o necesidades insatisfechas los llevan a rechazar en esa hija o hijo lo que rechazan en ellos mismos o lo que puede hacerlos lucir inferiores ante los demás, pero ni se dan cuenta de que lo están haciendo.
Es humano y natural que algún hijo nos disguste más de lo que nos gusta, pero es urgente reconocerlo. Y para esto hay que dejar de centrarnos en sus defectos para dedicarnos a pensar qué hay en nosotros que nos mueve a rechazarlo. Es doloroso y vergonzoso reconocerlo pero sólo así podremos sanar los resentimientos que injustamente nos envenenan contra ese hijo para dar paso a la aceptación y el afecto.
Como en un mismo corazón no se pueden albergar a la vez sentimientos tan opuestos como la antipatía y el afecto hay que sacar uno para acoger el otro. Entre más pronto se reconozca el rechazo más pronto se podrá dar paso al amor. Y el amor y aceptación de sus padres será terreno fértil para cultivar en el corazón del hijo sentimientos positivos hacia sí mismo que le hagan sentirse digno del aprecio de sus papás. Recordemos que nada hace a los niños más felices, sanos y adorables que la garantía del amor de las dos personas más importantes de su vida: su papá y su mamá.
angelamarulanda@yahoo.com

Versículo del Día

Hermanos: Los exhorto, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos vivan en concordia y no haya divisiones entre ustedes, a que estén perfectamente unidos en un mismo sentir y en un mismo pensarcorintios (1, 10-13. 17)

Oración: Señor, hay fieles que se frustra, se vuelven intolerante y no quieren tomar parte de la actitud de personas que viven de una manera desordenada y/o totalmente alejados de Tí. Les provoca alejarse de ellos porque sienten que no pueden hacer nada por ellos. Les da miedo ser contagiados o perjudicados por sus malos hábitos y acciones pervertidas y/o erroneas. En ese caso, cómo ayudarlos? Creo que dirías...ser ejemplo sin dejarse hacer daño, pero ser ejemplo de vida sin criticarlos ni juzgarlos.

domingo, 16 de enero de 2011

Una Recomendación para Leer


Hola a todos:


Joey Carrión es un diácono de La iglesia de Epiphany, amigo muy querido de nosotros. Es un hombre de mucha profundidad en la Fe, que ha precidido muchas charlas y talleres, ha escrito un libro y sus homilías son de gran sabiduría. Los invito a leer sus documentos que ha trasladado a Kindle y están de venta en amazon.com. Seguido pueden encontrar el link a su pagina.
Son personas como el, que nos ayudan a reflexionar sobre nuestra fe y además formarnos en nuestra vida espiritual. 

Mucha paz y bendiciones a todos.